Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

Regreso con sabor agridulce del Mallorca frente al Betis

Un tanto en propia puerta de Manolo Reina neutraliza el gol conseguido por Oliván en la primera parte que daba el triunfo al conjunto bermellón

35

Regreso con sabor agridulce del Mallorca frente al Betis (1-1) Guillem Bosch

El regreso del Real Mallorca a Primera División ha dejado un sabor agridulce. El conjunto bermellón ha sumado el primer punto del campeonato (1-1) ante el Betis, pero lo ha hecho tras perder la ventaja inicial que había logrado en el marcador gracias al tanto de Brian Oliván. En la segunda parte, y tras un cabezazo de Juanmi cuyo balón no iba tan siquiera a portería, Reina se introdujo la pelota en propia puerta y dejó el marcador visto para sentencia.

Pese al amargo regusto que deja el resultado, el Mallorca mostró sus cartas en un partido serio en el que durante varios minutos fue capaz de poner contra la cuerdas a un equipo destinado para jugar Europa. Brilló Dani Rodríguez, sorprendió Mboula y reapareció Take Kubo, quien en media hora ya dejó algún que otro destello. Y el mallorquinismo… que regresó al estadio, lo hicieron 6.279 espectadores, volvió también a disfrutar de su equipo.

El Mallorca detectó rápidamente los puntos débiles del equipo de Pelligrini, los laterales, y los explotó al máximo. Por la izquierda, con un Mboula eléctrico que inquietó en numerosas ocasiones al rival sin éxito; por la derecha, con un Oliván que solo necesitó una para meterla y dar al equipo el estreno soñado en su regreso a Primera División.

La esperada. Esa fue la alineación por la que apostó Luis García para el primer partido de la temporada, sustentada, casi en su totalidad, en el bloque del pasado curso y con las únicas caras nuevas de Pablo Maffeo en el lateral derecho, ganándole la partida a Joan Sastre, y del tinerfeño Ángel, como máximo exponente del ataque bermellón.

Una circunstancia que, a priori, podría decir más bien poco de las incorporaciones que ha realizado la secretaría técnica durante el presente mercado estival, pero hay que tener en cuenta que la mayoría de las caras nuevas han arrancado la pretemporada con molestias o lesiones que les han impedido rendir al 100% durante los partidos de preparación.

Sí sorprendió algo más la lista de convocados que dio el madrileño par el encuentro frente a los béticos, con un Dominik Greif que parece ya recuperado de sus molestias y con los recién arribados Rodrigo Battaglia y Take Kubo, con todavía poco rodaje tras aterrizar en la isla el pasado miércoles.

Quizás amedrentado por su regreso a la máxima categoría del fútbol español, el Mallorca saltó al verde algo cohibido, con exceso de respeto. Le costaba a los pupilos del técnico madrileño trenzar más de cinco pases seguidos. En labores ofensivas dieron la sensación de jugar atropellados, pero el paso de los minutos transformó al equipo, que le robó el balón al Betis, comenzó a dominar y a enviar avisos.

El primero en llamar a la puerta fue Jordi Mboula, eléctrico durante los 90 minutos por su banda. El extremo intentó cocinarse el solito una jugada que inició en el centro del campo, pero definió muy desviado cuando debía encarar a Rui Silva. Lo intentó entonces Ángel, con un remate de cabeza, a centro de Oliván, pero en esta ocasión la jugada estaba invalidada por claro fuera de juego.

Avisaba el Mallorca y reculaba el Betis, atormentado por el dominio que empezaba a inyectar la escuadra rojilla. Tanto aviso, al fin, dio sus frutos. Un error defensivo de Montoya y Edgar y una asistencia escandalosa de Dani Rodríguez se la dejaron en bandeja a Oliván, quien en su estreno en Primera, batió a Rui Silva con toda la tranquilidad del mundo cuando se llevaban 24 minutos de partido. Cinco años llevaba sin ver portería el lateral del Mallorca. Nunca lo había hecho en una categoría profesional.

El conjunto bermellón, que hasta el momento se había mostrado prácticamente impenetrable, después del tanto del catalán, se mostró mucho más agresivo en las recuperaciones y dañino entre líneas, con un Dani Rodríguez decidió llevar el peso del partido y con un Mboula que desquició por completo a la defensa bética durante toda la primera parte.

Tras la reanudación, el Mallorca retrasó las líneas, ante la fuerte presión del conjunto de Pellegrini, quien decidió sacar pólvora sobre el verde introduciendo un doble cambio. Llevaba sobre el césped solo cinco minutos Juanmi, cuando se llevó el premio al oportunismo. Fekir botó una falta muy peligrosa de forma exquisita y el servicio fue a parar a la cabeza del jugador malagueño, quien remató en el segundo palo un balón que no iba tan siquiera a portería, pero Reina la tocó, con tan mala suerte, que la introdujo entre los tres palos (min. 59).

El sofocante calor había exprimido a los bermellones, momento que aprovechó Luis García para hacer redebutar a Take Kubo y dar entrada a Amath, Febas y Lago Junior. El tanto bético noqueó al equipo y excepto por algún balón que toco el japonés, el Mallorca ya no volvió a sorprender a su rival, que las tuvo en las botas de Fekir, Calderón e incluso de Joaquín.

Los bermellones dieron por bueno el punto en su regreso a la máxima categoría, en un partido en el que la mala suerte en el tanto de Reina en propia puerta desdibujó lo que habría sido el retorno soñado.

FICHA TÉCNICA:

Real Mallorca: Reina, Maffeo, Raíllo, Valjent, Oliván, Baba, Salva Sevilla (Amath, min. 60), Galarreta (Febas, min. 71), Mboula (Lago Junior, min. 71), Dani Rodríguez (Sedlar, min. 89) y Ángel (Take Kubo, min. 60).

Real Betis: Rui Silva, Montoya, Edgar, Víctor Ruiz, Álex Moreno (Calderón, min. 26), Paul (Guardado, min. 81), Canales, Rodri (Juanmi, min. 54), Aitor (Róber, min. 54), Fekir (Joaquín, min. 81) y Borja Iglesias.

Goles: 1-0: Brian Oliván (min. 24). 1-1: Manolo Reina, en propia puerta (min. 59).

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité valenciano).

Tarjetas amarillas: Edgar (min. 45), Paul (min. 73), Juanmi (min. 78),

Tarjetas rojas: No hubo

Estadio: Son Moix (ante 6.279 espectadores).

Compartir el artículo

stats