Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PRIMERA DIVISIÓN

El mallorquinismo se debate entre asistir o no a Son Moix por las restricciones al público

La Unió de Penyes se muestra contraria “al boicot” que han apoyado Supporters, Grada Lluis Sitjar o Moviment Mallorquinista

El mallorquinismo se debate entre asistir o no a Son Moix

El mallorquinismo se debate entre asistir o no a Son Moix

El mallorquinismo está dividido. La afición del conjunto bermellón se debate entre asistir o no hacerlo al encuentro que este sábado disputará el equipo frente al Cagliari, en el Trofeu Ciutat de Palma. El Moviment Mallorquinista, los Supporters o la Grada Lluis Sitjar han expresado a través de varios comunicados su intención de no acudir al estadio, “un boicot” del que no quiere ser partícipe la Unió de Penyes, quien ha señalado que su “intención es estar siempre del lado del club, ya que la culpa no es suya”.

El debate abierto en el seno del mallorquinismo nació ayer, cuando el Govern dio a conocer las restricciones que deberían cumplirse para asistir al encuentro que el Real Mallorca afrontará este sábado en Son Moix. La entidad bermellona solo tiene derecho a abrir sus puertas a 5.000 abonados, por lo que este viernes realizará un sorteo para conocer el nombre de los agraciados. Además, los asistentes deberán acudir al estadio con un certificado Covid, una PCR negativa o un justificante que recoja que el socio ha pasado la enfermedad en los últimos seis meses.

Las duras restricciones indignaron a todo el mallorquinismo y fueron los Supporters los primeros en mostrar su malestar a través de un comunicado: “En esta misma ciudad se han organizado espectáculos y actuaciones de diversa índole con grandes aforos y medidas de seguridad escasas sin problema. Debido al circo montado, no contemplamos entrar en Son Moix en ningún momento esta temporada hasta que todo cambie”.

Pocas horas después fue la Grada Lluis Sitjar quien mostró su descontento: “Se considera que el atractivo existente en el fútbol y que giraba en torno a la pasión mostrada por los aficionados en el estadio, no ha sido recuperada. Por ello, y hasta que la situación cambie, no formaremos parte de esta patraña que algunos quieren vendernos como el fútbol de siempre y que no es más que la confirmación de la deriva que estaba tomando en los últimos años”.

Por su parte, el Moviment Mallorquinista instó a las peñas, socios y aficionados del Mallorca a que no acudieran este sábado al partido, en protesta por el aforo máximo de 5.000 espectadores impuesto por el Gover. Consideran que esa cifra «es ridícula y no llega ni al 25 por ciento de aforo». «Una cifra que podría incrementarse -añaden- y más teniendo en cuenta la obligación de tener que presentar documentación que acredite que estés vacunado, has pasado la covid-19 o bien presentes una prueba de detección negativa en el caso de mayores de 12 años».

La última en pronunciarse a este respecto ha sido la Unió de Penyes, que se ha mostrado totalmente contraria ha dicho boicot. “Pedimos la vuelta del 100% de los abonados manteniendo en todo momento las restricciones que garanticen la seguridad. Como Federación Oficial del RCD Mallorca estaremos siempre de su lado y no estamos a favor del boicot en relación a la vuelta al estadio ya que nuestra intención es estar siempre del lado de nuestro club ya que la culpa no es suya. Solo pedimos una vuelta a nuestra casa en las que podamos estar todos”, rezan en un comunicado.  

Compartir el artículo

stats