Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Real Mallorca, sudores de Primera

El Mallorca estrena la pretemporada en Son Bibiloni con una doble sesión de entrenamiento para empezar a acumular kilómetros - Ángel, Jaume Costa y Greif, las grandes novedades en el primer día

Charla del entrenador Luis García a los jugadores antes de iniciar el primer entreno de la temporada.  | RCDM

Charla del entrenador Luis García a los jugadores antes de iniciar el primer entreno de la temporada. | RCDM

Se acabó el tiempo de descanso. Las toallas y los bañadores dieron paso ayer a las botas y balones en Son Bibiloni, donde el Mallorca arrancó con una doble sesión de entrenamiento para darle la bienvenida a la pretemporada. Un nuevo inicio de curso que arranca con el objetivo de lograr la permanencia en Primera División. La Ciutat Esportiva Antonio Asensio acogió a la plantilla de Luis García Plaza, que tiene por delante cinco semanas para cargar la mochila y llegar en las mejores condiciones posibles al estreno liguero ante el Betis en Son Moix, fijado para el 14 de agosto a las 19:30 horas.

Tras acudir temprano a Son Bibiloni, a las nueve de la mañana, intentando huir de las calurosas temperaturas, se pusieron en marcha. Luis García, como viene siendo habitual en cada sesión, dio una charla de bienvenida a los jugadores antes de explicarles el trabajo a realizar. Fue un momento de reencuentro con los que fueron sus jugadores la temporada pasada.

Hubo ausencias destacadas. Además de los tres miembros de la plantilla aislados en sus domicilios al dar positivo en covid, también faltaron Lago Junior y Baba, que se reincorporarán el día 14 y Valjent y Trajkovski, que lo harán el 18. El día de ayer también sirvió para saludar a los recién llegados. Ángel Rodríguez, Dominik Greif y Jaume Costa conocieron de primera mano la que será su nueva casa y a los que serán sus compañeros este curso.

Luis García y su segundo, Pedro Rostoll, atentos a los jugadores. | RCDM

Luis García y su segundo, Pedro Rostoll, atentos a los jugadores. | RCDM

Un primer día que consistió en circuitos suaves de resistencia, carreras continuas con cambios de ritmo y mucho contacto de balón fueron la tónica predominante en una primera toma de contacto para calibrar en qué estado han llegado los jugadores tras las vacaciones. También fue día de estreno de la equipación de Nike. Camisetas amarillas de tirantes para los futbolistas y camisetas de tono anaranjado para el cuerpo técnico. Los porteros fueron la excepción, luciendo ropa de color negro.

Por la tarde, a las 18 horas, realizaron otro entrenamiento. Doble sesión para comenzar el primer día, una muestra de la exigencia que quiere inculcar el técnico madrileño a sus jugadores. Por delante, semana y media de duro trabajo antes de afrontar la siguiente parte de la pretemporada lejos de la isla con el ‘stage’ que el club ha programado en el Villaitana Football Center.

Compartir el artículo

stats