Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca se une al Espanyol y Betis en la puja por Take Kubo

Los tres millones de euros que pide el Real Madrid por la cesión del japonés suponen un gran obstáculo en las pretensiones de los bermellones

Kubo celebra un gol con el Mallorca.

Kubo celebra un gol con el Mallorca.

El Mallorca ha preguntado al Real Madrid por la situación de Take Kubo, que no entra en los planes de Carlos Ancelotti para la próxima temporada y volverá a salir cedido. Así lo asegura el diario La Razón de fuentes de la entidad blanca, que vería con buenos ojos que el atacante japonés volviera a la isla para vivir su segunda etapa como bermellón. 

En el Santiago Bernabéu consideran que Kubo, que acaba de cumplir veinte años, necesita volver a sentirse importante para seguir creciendo como futbolista. Este curso no ha tenido los minutos esperados en sus cesiones al Villarreal, primero, y Getafe, después. Eso sí, hay otros clubes interesados en los servicios del nipón para el próximo curso.

El Espanyol de Vicente Moreno, que ya le dirigió en su etapa en Son Moix, y el Betis, también tienen en su agenda al extremo. Lo que es seguro es que el Mallorca no está dispuesto a abonar ninguna cantidad por el préstamo, una circunstancia clave para que la operación se pueda cerrar. 

El Real Madrid quiere entre dos y tres millones por su cesión y que el salario de Kubo -dos millones- lo asuma el club en el que jugará en la temporada 2021/2022. Esto son cantidades muy elevadas para los inquilinos de la planta noble de Son Moix, que no se volverán locos por ficharle. Si el centrocampista ofensivo y Florentino Pérez ceden en sus pretensiones, las posibilidades se elevarían sustancialmente.

El Real Madrid es partidario de que Kubo siga en España, por lo que las opciones para definir su futuro no son tan amplias. El Espanyol, que mantiene muy buenas relaciones con el club blanco, también vería con buenos ojos la contratación de Kubo y volvería a coincidir con Vicente Moreno, que ya le tuvo a sus órdenes en la isla. Sin embargo, por potencial económico y aspiraciones deportivas, ya que disputará la Liga Europa, el Betis es el que, sobre la mesa, tiene más posibilidades. 

Kubo, a pesar del descenso a Segunda, dejó un buen recuerdo entre el mallorquinismo. Su rendimiento fue creciendo a medida que fue asumiendo más responsabilidad. En su primera experiencia en la elite, tras su fichaje por el Real Madrid, Kubo disputó treinta y cinco encuentros, veintitrés de ellos como titular, para un total de 2.314 minutos. Marcó cuatro goles y llegó a convertirse en indiscutible, algo que contrasta con el poco protagonismo que le dio Moreno en los primeros encuentros. A pesar de sus dieciocho años, Kubo demostró personalidad y llegó a ponerse al equipo a la espalda, aunque no fue suficiente para evitar el descalabro.

Todo apuntaba que la temporada que acaba de finalizar iba a ser la de su confirmación, pero la realidad es que no ha contado con la continuidad esperada. En el Villarreal tuvo un rol secundario porque el técnico Unai Emery prefirió otras opciones para un equipo que disputaba la Liga Europa -la ganó- y que miraba hacia arriba en la clasificación. Apenas le alineó en trece ocasiones, solo dos como titular, y no marcó en 302 minutos. Esto provocó la queja del Real Madrid, que medió para que Kubo dejara el Estadio de la Cerámica y recalase en un Getafe que luchaba por no bajar. Con Bordalás tampoco fue un fijo, aunque sí jugó más. Disputó dieciocho encuentros, ocho como titular, y marcó un gol -799 minutos-. Los azulones se salvaron y Kubo regresa al Madrid sin deshacer las maletas.

Compartir el artículo

stats