Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Un curso pararecordar

Imagen del último partido Ponferradina-Mallorca

Imagen del último partido Ponferradina-Mallorca LOF

Acabó una temporada para el recuerdo de la afición mallorquinista y por muchas circunstancias. La más importante, sin duda, porque el equipo vuelve a la Primera División que había abandonado solo un año atrás.

Una Liga con números de récord para los rojillos, que acaban con su mejor puntuación en la categoría, siendo el equipo menos goleado, -empatado también con el Espanyol- y como el mejor visitante. Solo ha faltado la guinda del campeonato que ha saboreado durante 13 minutos, los que fueron del gol de Abdón al de Curro tras un tiro imparable.

El Mallorca pudo haber logrado su objetivo de haber puesto desde el minuto 1 a su equipo más competitivo, pero se entiende que el técnico rojillo quisiera premiar a los menos habituales, sobre todo porque algo que ha caracterizado a este grupo es que los no llamados titulares han respondido extraordinariamente cuando se les ha precisado a lo largo de la temporada.

Se perdió el título únicamente por el golaverage particular con el Espanyol, pero si en fútbol hubiera lo que se llama un vencedor moral este sería el conjunto de García Plaza, con una plantilla muy por debajo en presupuesto a la de los pericos, pero tan buena como la de Vicente Moreno en cuanto al juego desarrollado.

Al año solo le ha faltado que la afición pudiera disfrutar en directo de sus jugadores, algo que apenas han podido hacer unos pocos en los dos últimos partidos. A buen seguro que se dan por satisfechos pensando que cuando vuelvan a Son Moix lo harán para ver a su equipo enfrentado a los más grandes del fútbol español.

Compartir el artículo

stats