Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin del paréntesis

Así ha sido la celebración del ascenso del Mallorca en Son Moix

Hace un año, la afición mallorquinista se vio obligada a abandonar las gradas del estadio de Son Moix debido a una maldita pandemia que transformó la vida de todos. La gente dejó a su equipo en Primera División viendo a su equipo ganar en Ipurúa al Eibar. La pandemia siguió su curso y la presente temporada se ha jugado completa sin público en las gradas, y digo completa porque la presencia de cuatro mil y otros cuatro mil en los dos últimos partidos contra Alcorcón y Zaragoza me ha parecido algo forzado, anecdótico y testimonial. La próxima campaña (espero y deseo), volverá el público de manera más real y efectiva y eso me hace pensar que realmente hemos vivido un paréntesis indeseable, indeseado y que ha sido como un mal sueño. La auténtica realidad es que la afición mallorquinista se fue dejando a su equipo en Primera y volverá para encontrarse a su equipo donde lo dejó, en Primera. Y todo lo que ha sucedido en medio habrá sido un mal sueño en forma de paréntesis. Hace un año la afición se quedó con las ganas de ver al Barcelona en el que fue el primer partido de la nueva ‘era pandémica’. La grandes citas están, de nuevo, a la vuelta de la esquina. Bienvenidos a donde estabais, en Primera División. 

Compartir el artículo

stats