Los jugadores del Mallorca están siguiendo con alegría el final del partido entre el Cartagena y el Almería. Los gritos en el tercer gol se han podido escuchar desde la calle. Baba, móvil en mano, se ha puesto a pegar saltos en el hotel Silken Atlántida tras el gol de De Blasis de penalti.

Los bermellones, que han llegado hace una hora al lugar de concentración, suben a Primera a falta de tres jornadas para el final.