Guiado por una corazonada, Luis García reconocía ayer que su «sensación es que» el ascenso «aún tendría que esperar». «Pero si ganamos al Alcorcón, sí que creo que lo tendremos ya casi hecho, que lo estaremos rozando con la punta de los dedos», admitía el técnico del conjunto bermellón durante la previa del partido frente a los madrileños.

El preparador rojillo, quien admitió sentirse «muy emocionado» por la vuelta de público a las gradas, indicó que se trata de un partido lleno de alicientes para que sea muy atractivo. «Y ojalá me equivoque», insistió, «pero de verdad que tengo la sensación de que no es el día del ascenso».

Luis García agasajó al rival, de quien dijo «se está jugando la vida en este tramo final del campeonato». «El Alcorcón es un equipo con una motivación tremenda y tengo alguna duda de cómo nos pueda jugar. No nos pondrá las cosas nada fáciles, somos conscientes de ello», resaltó.

Cuestionado por el once con el que saldrá al verde, Luis García se congratuló por llegar a estas alturas del campeonato con todos los jugadores disponibles. «Solo tenemos la baja de Sastre por sanción y una pequeña duda que yo creo que al final se resolverá», desveló. El técnico bermellón tiene claro que es un partido para «los jugadores importantes, para la gente con rango». «Es el momento de los Dani, los Abdón, los Salva, los Amath, los Raíllo, los Martin o los Reina. Pero si alguno de los menos habituales cree que su aportación a lo largo de la temporada no ha sido tan grande, puede ser el momento de que se revele» analizó.

Sin duda, uno de los aspectos que le hace especial ilusión al técnico rojillo es el del regreso de público a las gradas: «Para nosotros en muy bonito que vuelva. Sí que pienso que no es justo que en unos sitios haya y en otros no, por lo que entiendo perfectamente el comunicado del Alcorcón. Llevo aquí un año y debo ser el único entrenador del Mallorca que todavía no conoce a su público. Estoy seguro de que va a ser un momento muy especial».