Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Amath, la única cesión exitosa en el Real Mallorca

El Mallorca estudia abonar la opción de compra de 4,5 millones sobre el atacante senegalés una vez se haya consumado el ascenso a Primera -Es el pichichi del equipo con nueve goles y su rendimiento está a años luz de otros cedidos como Cardona, Murilo o Álvaro

Amath lanza un pase en largo ante el Mirandés.

Amath lanza un pase en largo ante el Mirandés.

Seis son los jugadores cedidos en el Mallorca esta temporada y el balance es terrible en cuanto a trascendencia en el equipo y resultados. En el mercado de verano llegaron Amath (Getafe), Murilo (Sporting de Braga) y Marc Cardona (Osasuna), mientras que en el de invierno lo hicieron Mollejo (Atlético de Madrid), Álvaro Giménez (Cádiz) y Koke Vegas (Levante). De ellos, tan solo el delantero senegalés ha demostrado ser un negocio rentable y ha devuelto en el terreno de juego la confianza puesta en él, con nueve goles en 27 partidos y siendo pieza clave en el once titular. 

Es por ello que el club, consciente de que el ascenso está cada vez más cerca, ya empieza a tener que pensar las próximas decisiones. Y una será la de Amath, cuyo contrato de cesión estipula una opción de compra no obligatoria de 4,5 millones de euros para hacerse con sus servicios. La entidad mallorquinista, que sabe de la dificultad de encontrar goles en la máxima categoría, y más con el retorno de Budimir todavía en el aire, estudia hacer efectiva la cláusula y quedarse a Amath en propiedad. 

Con un mercado sin apenas movimiento y una liquidez para efectuar fichajes en la caja del club todavía más baja, la opción de las cesiones se volvió necesaria para dar más profundidad a la plantilla, pero Pablo Ortells no ha dado con la tecla y sus apuestas no han correspondido. Centrado en el área ofensiva del equipo, entre los cuatro hombres que llegaron para ocupar posiciones de ataque suman 1.764 minutos, 224 menos que Amath, lo que simboliza su escaso protagonismo. 

En la delantera la situación es especialmente sangrante. Cardona, que llegó in extremis y colocado en el paquete de la ‘Operación Budimir’, ha participado en diez partidos (solo cuatro como titular) y con un solo gol. Lesionado varios meses, además de haber pasado por la covid, es siempre la última opción para Luis García

Su fichaje se intentó arreglar con la incorporación de Álvaro Giménez en enero, sin minutos en el Cádiz y con la vitola de máximo goleador en Segunda hace dos temporadas. Pero tampoco está funcionando y no por falta de oportunidades. Ha participado en trece partidos, cinco de ellos como titular y su balance es de solo un gol de penalti. Muy poco para justificar que haya sentado a Abdón Prats, que lleva ocho tantos, varios partidos en el banquillo.

En las bandas más de lo mismo. Ni Murilo, con una opción de compra no obligatoria de 2,5 millones y que ha aparecido a cuentagotas (585 minutos) ni Mollejo –que prorrogará su cesión un año más en caso de lograr el ascenso– han sabido ganarse un hueco en el once ni en las rotaciones. El futbolista cedido por el Atlético de Madrid marcó un gol ante el Lugo, pero ha pecado de intrascendente en el resto de encuentros. 

Por último queda Koke Vegas, una operación extraña a todas luces, sobrecargando de efectivos la portería –Luis García cuenta con tres guardametas– y que no ha disputado ningún minuto, al igual que Parera, que pidió salir del club en enero. El guardameta cedido por el Levante acaba contrato en junio y, dado que el de Manacor no renovará, cuenta con opciones de fichar por coste cero.

Compartir el artículo

stats