Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

RCD Mallorca: Un equipo desconocido

El Mallorca ha perdido las virtudes que le han mantenido en puestos de ascenso directo durante la mayor parte del curso u Hay futbolistas en baja forma y el juego es lento y previsible

Salva Sevilla y Galarreta tratan de coger el balón que retiene Adri Cuevas durante el partido de ayer en Sabadell.

Salva Sevilla y Galarreta tratan de coger el balón que retiene Adri Cuevas durante el partido de ayer en Sabadell.

Este no es el Mallorca que enamoró en la primera vuelta y que ha ocupado durante la mayor parte de la temporada una de las dos posiciones de ascenso directo. Ni mucho menos. En Sabadell ofreció una de sus peores versiones en un partido en el que no se encontraron los brotes verdes esperados después de la derrota en Castellón. De hecho, incluso el rendimiento fue a menos porque apenas crearon ocasiones de gol en la Nova Creu Alta. Fueron partidos similares, con el adversario adelantándose muy pronto, una circunstancia que agudizó los problemas ofensivos de un equipo plano, previsible y con pocas alternativas para cambiar su rumbo. No sabe reaccionar. No parecen las características de un Mallorca que lleva seis puntos de colchón, más el golaverage, al Almería, tercer clasificado, pero es lo que está evidenciando desde hace demasiadas semanas.

Los de Luis García Plaza solían hacer daño en sus contraataques, incluso con los pases filtrados por Galarreta, Dani Rodríguez o Salva Sevilla para que los aprovecharan Amath o Abdón. Estas virtudes, como la presión tras pérdida que tantas alegrías le ha dado esta misma temporada, han desaparecido justo en el momento más delicado. Pero es que el centrocampista vasco no ofrece el dinamismo acostumbrado, aunque fue de los pocos que lo intentó con disparos lejanos, y el senegalés, que lleva nueve goles, estuvo desaparecido. Son dos de los jugadores que marcan las diferencias, aunque también los rojillos echaron de menos al almeriense. Álvaro Giménez, que llegó para elevar el nivel del ataque, está haciendo todavía más imprescindible a un Abdón que ayer solo disputó trece minutos al padecer molestias. El ilicitano aporta poco y no es una solución para sus compañeros. Y también es cierto que el Mallorca ha bajado el listón en defensa, por mucho que siga siendo el menos goleado. Tanto en Castalia como anoche encajó por errores evitables.

No entraba en los planes sumar las dos primeras derrotas consecutivas ante equipos que luchan por evitar el descenso, pero eso es el reflejo de que los bermellones tienen un problema que deben solucionar lo antes posible. De hecho, el Sabadell no ganaba en casa desde el 22 de noviembre, cuando tumbó al Las Palmas (3-1). Es un dato de los que invitan a la reflexión para un Mallorca irreconocible.

Compartir el artículo

stats