Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Pensar ya en la próxima temporada

El Mallorca vuela a Primera División

Si todo va como tiene que ir, salvo sorpresa mayúscula el Mallorca puede ser equipo de Primera División en más o menos un mes, tres semanas antes de que finalice la temporada. Con los deberes prácticamente hechos, aunque es verdad que hay que rematar la faena, al club se le presenta una oportunidad única de preparar con tiempo la próxima temporada, que debe ser no solo la del retorno a la máxima categoría del fútbol español, sino la del regreso de la afición a los estadios.

El club no puede repetir los errores del pasado, que ocasionaron que, lamentablemente, la estancia del equipo en Primera fuera un visto y no visto. Ya no está Molango al frente de las operaciones, y eso ya es un buen punto de partida. Kohlberg sabe de primera mano qué se hizo mal entonces y dispone ahora de todo el tiempo del mundo para no tropezar en la misma piedra. Con todas las limitaciones que se quieran, Ortells está obligado a reforzar al equipo con tino. Muchos de los futbolistas que están a punto de protagonizar un ascenso meteórico sirven para competir entre los grandes. Están en boca de todos. Pero otros, o están al límite o no tienen sitio. Los Lago -prácticamente inédito con Luis García-, Murilo, Mollejo, Álvaro Giménez, Trajkovsky, Sedlar, Febas y alguno más tendrán muy difícil continuar con el actual inquilino del banquillo. Sus sustitutos deben ser de garantías porque la Primera no perdona si no tienes un mínimo de nivel. Es obligado reforzar todas las líneas, desde la defensa hasta el centro del campo -Salva Sevilla necesita un respiro-, además de la delantera, con el regreso de Budimir tras su forzada cesión a Osasuna.

Compartir el artículo

stats