Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol

El Mallorca vuela a Primera División

Los bermellones dejan al Almería a ocho puntos más el golaverage tras tumbar al Lugo con los goles de Dani Rodríguez y Mollejo en un soporífero encuentro que han encarrilado a los cincuenta y cuatro segundos (2-0)

27

El Mallorca vuela a Primera División Guillem Bosch

 Esto no es una victoria cualquiera, basta mirar la clasificación para darse cuenta. El Mallorca no jugó bien ante el Lugo, estuvo lejos de su mejor versión, pero eso da igual porque conquistó un triunfo que le acerca a la Primera División (2-0). Los bermellones aventajan en ocho puntos más el golaverage al Almería, que ocupa la tercera posición, cuando solo quedan ocho jornadas por delante. Es un panorama idílico, soñado por los más optimistas y que este grupo se ha labrado en estos treinta y cuatro partidos. A estas alturas, esto es lo único importante. El caramelo que le envió el Zaragoza, derrotando a los andaluces (2-1) justo antes de que empezara el duelo en Son Moix, obligaba a aprovechar la oportunidad. Sin excusas. 

Es el momento de sacar la calculadora, pero la realidad es que este equipo se ha ganado el derecho a depender de sí mismo, una circunstancia que todavía invita más a la ilusión porque el calendario no asusta, ni mucho menos. Los tantos de Dani Rodríguez, nada más empezar, y de Mollejo, poco después de saltar al césped, bastaron para tumbar a un rival que fue capaz de hacer daño en la primera parte y que, en la segunda, se acabó rindiendo. El Mallorca no estuvo nada fino, sin ritmo en un duelo soporífero, pero supo aprovechar sus oportunidades para sumar el triunfo. 

Es el momento de sacar la calculadora, pero la realidad es que este Mallorca depende de sí mismo

decoration

Y eso que es imposible empezar mejor un partido. A los cincuenta y cuatro segundos Joan Sastre sacó de banda, la pelota botó en el corazón del área, nadie acertó a despejar y Dani Rodríguez, el más listo de la clase, controló con el pecho para fusilar a Cantero. El 1-0 llegó con una facilidad asombrosa, quizá por algo uno es el mejor equipo de la segunda vuelta y el otro es el peor. Pero, como rezan muchos tópicos que envuelven al fútbol, eso fue lo peor que le pasó a los bermellones en la primera parte, que estuvieron muy espesos, lentos e incluso torpes. 

Desde luego que lo mejor fue el marcador porque los gallegos no empataron porque Reina estuvo magistral, una vez más. Primero al despejar un violento disparo de Juanpe y, sobre todo, tras sacar una asombrosa mano a un remate de Chris Ramos que se iba directo al fondo de la portería. El meta volvió a ser decisivo para los suyos y dejó como un accidente aquella aciaga noche en Fuenlabrada de hace dos semanas que tanto ruido hizo. 

El Mallorca, quizá por verse por delante en el electrónico, no supo leer el duelo, quizá al sentirse superior. Un fuerte disparo de Sastre que repelió Cantero fue lo único destacable en ataque, más allá del gol. La realidad es que los visitantes estuvieron más activos, con más hambre, aunque sin hacer nada del otro mundo. Por algo están en una situación tan delicada en la tabla, tratando de alejarse del descenso, pero es difícil de entender que tuviera más el balón. De hecho, Chris Ramos se plantó ante el portero, pero Oliván metió el pie en el momento justo para abortar un ataque muy peligroso. 

En la reanudación el panorama no cambió demasiado. Abdón dispuso de una buena ocasión tras sortear al meta, pero su remate se fue fuera. No lo debía ver muy claro Luis García porque en el minuto sesenta introdujo tres cambios de golpe, algo que no suele hacer, para que su equipo tuviera otra cara. Y no le pudo salir mejor. 

Mollejo, que había entrado junto a Galarreta y Álvaro Giménez, marcó a los pocos segundos de entrar. Tras una buena combinación entre Dani Rodríguez y Oliván, el lateral centró al interior del área, el propio Mollejo no remató bien, pero Diego Alende fue incapaz de despejar la pelota y el cedido por el Atlético anotó con la zurda. Un gol, el primero de su cuenta tras llegar en el mercado invernal, que sirvió para tranquilizar la situación y para hacer olvidar que el Mallorca no estaba inspirado. 

Es cierto que con Galarreta en el césped, que regresó tras cuarenta y nueve días por lesión, los locales tuvieron más el control del choque y el adversario no dio para más. Quedaba casi media hora para el final, pero el encuentro ya había terminado. Incluso García Plaza dio descanso a Salva Sevilla, no es casualidad. Los rojillos huelen la elite, pero deben acabar el trabajo que tan brillantemente han empezado. Este final de Liga promete pero, de momento, el mallorquinismo debe disfrutar. Se lo ha ganado.

MALLORCA: Reina, Sastre, Valjent, Raíllo, Oliván, Sedlar (Galarreta, min. 60), Salva Sevilla (Baba, min. 75), Mboula (Mollejo, min. 60), Dani Rodríguez, Amath (Murilo, min. 80) y Abdón (Álvaro Giménez, min. 60).

LUGO: Cantero, Campabadal (Seoane, min. 78), Diego Alende, Venancio, Canella, Gerard Valentín (Hugo Rama, min.39), Chris Ramos, El Hacen (Herrera, min. 79), Carrillo y Appiah.

GOLES: 1-0, Dani Rodríguez controla con el pecho tras un saque de banda y fusila al meta (min.1); 2-0, Mollejo, tras un error defensivo del Lugo (min. 62).                                    

ÁRBITRO: Ocón Arráiz (Colegio Riojano).      

T. amarillas: Mboula (min.38), Sedlar (min.45), Juanpe (min.50), Amath (min. 65), Appiah (min.90)  

Compartir el artículo

stats