Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Minuto 91

Pudo ser mejor, pero también peor para el Mallorca

Álvaro Giménez controla el balón en un momento del partido.

Álvaro Giménez controla el balón en un momento del partido. LFP

Nadie puede decir que el resultado de ayer en el estadio Gran Canaria sea injusto. Con un tiempo para cada equipo, el empate deja relativamente satisfecho al Mallorca, porque le mantiene con sus aspiraciones de ascenso intactas, y de mal humor al Las Palmas porque el punto le sirve de muy poco. La semana de tres partidos se salda con cuatro puntos de nueve posibles, a los que hay que darles el valor que corresponde porque el tercero en discordia, el Almería, también no lo ha hecho mejor. Son cinco puntos de ventaja sobre el conjunto andaluz, más el golaverage a favor en caso de empate, con 27 por disputar. Con un calendario a partir de ahora favorable, muy mal tendría que hacerlo el Mallorca para no acabar entre los dos primeros clasificados.

Pésima respuesta al racismo en Cádiz. Afortunadamente hacía tiempo que no se veían episodios de racismo en el fútbol. Ayer volvieron en Cádiz, en el partido entre el conjunto local y el Valencia. Y se solucionó de la peor manera. El equipo de Javi Gracia se retiró del terreno de juego en el minuto 29 del encuentro por unos supuestos insultos racistas del jugador local Cala al francés Diakhaby. «Negro de mierda», ha trascendido que le dijo. En realidad, todo se quedó en un amago de retirada porque a los cinco minutos todos los jugadores, menos Diakabhy, retornaron al terreno de juego. Se desconoce lo que se habló en el vestuario del Valencia, pero parece que fue el propio jugador afectado el que dijo a sus compañeros que volvieran al campo, prevaleciendo la posibilidad de una amenaza de sanción sobre el grave incidente racista. Flaco favor para combatir el racismo. El resultado fue que el insultado deja de jugar y el que insulta sigue en el terreno de juego. El mundo al revés.

Haland, cifras de vergüenza. El jugador de moda, el alemán Erling Haland, está en boca de todos por su probable salida del Borussia Dortmund. Y, lógicamente, dos de los clubes pretendientes para hacerse con los servicios del jugador son el Real Madrid y el Barcelona. Y ya saben a qué atenerse si quieren al imberbe goleador: 150 millones de traspaso, treinta por temporada para el jugador, 20 para el padre del futbolista y otros 20 para el representante. Por muy bueno que sea, con la que está cayendo, son cifras obscenas y nadie debería hacerlas efectivas.

Pleno de victorias en Segunda B. Por segunda vez en toda la temporada, Atlético Baleares y Poblense han cantado victoria en una misma jornada. Han sido tan pocas las alegrías esta temporada que esta doble victoria hay que saborearla como toca y esperar que lleguen muchas más.

El Palma Futsal se levanta. Tras el varapalo por la eliminación en la Copa de España en la tanda de penaltis, ante el Movistar Inter, el Palma Futsal se ha vuelto a levantar y consiguió en Zaragoza -una pista donde no ha ganado ninguno de los grandes- una victoria in extremis que le permite seguir en la pelea por el título.

También el Palmer Palma. Tras el severo correctivo del Oviedo, el Palmer Palma logró ayer una victoria reparadora en Palencia (73-77) con una actuación soberbia en defensa.

Compartir el artículo

stats