Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Opinión

Prohibido mirarse tanto en el espejo

Luis García, en Son Bibiloni.

Existe unanimidad en que la temporada del Mallorca, hasta la fecha, es excepcional. Negarlo sería de necios. Pero de tanto repetirlo, el equipo se está olvidando de ganar. «La temporada es idílica», dijo Luis García antes de la goleada en Fuenlabrada, de la misma forma que los jugadores repiten el mantra tras los partidos que no ganan de que «seguimos en plaza de ascenso y todos los equipos se cambiarían por nosotros». Nadie les discutirá la veracidad de sus afirmaciones, pero entre tanto autohalago, entre tanto mirarse al espejo para corroborar lo guapos que son, estaría bien un poco de autocrítica y reconocer que el bajón experimentado por el equipo es tan real como preocupante. Como expresó Luis García tras el partido del lunes, esperemos que lo de Fuenlabrada sea un accidente más que una tendencia.

Las bajas de hombres importantes demuestra que la plantilla no es tan completa como se pintaba. La situación sigue siendo envidiable, pero sería imperdonable perder este tren.

Compartir el artículo

stats