Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brian Oliván: «Hemos puesto el listón tan alto que parece que no ganar siempre es un fracaso»

El lateral del Real Mallorca reconoce que el uso del VAR no le convence: "Me gustaba más la picaresca que había antes y eso también es fútbol"

Brian Oliva

Brian Oliva

¿Recuperado tras su lesión?

Sí. Empecé a entrenar con total normalidad con el equipo el jueves antes del partido con el Sporting y a partir de ahí ya he estado al 100%. Fue una lesión pequeña, pero estuve casi cuatro semanas parado.

Justo coincidió con la última victoria en Liga y cuando ya era un fijo en el once.

Fue casi acabando el partido contra el Almería, en una jugada que salgo a presionar al extremo de mi banda hasta la otra. Llevaba ya varios partidos jugando y era cuando mejor me encontraba. Al final el tópico de ‘las lesiones vienen en el peor momento’ dio en el clavo. Estaba a gusto y me sentía con confianza. Acompañaba que estábamos en una dinámica muy buena. Ahora cuando tenga otra vez la oportunidad buscaré hacerlo lo mejor posible.

La pelea por hacerse con un sitio en este once no es sencilla.

Está caro. Cuanta más competencia haya mucho mejor, porque así sale la mejor versión de cada uno. Somos un colectivo. El trabajo de uno va a beneficiar al otro. Todos tenemos un mismo objetivo. Nos tenemos que echar una mano para poder celebrar algo bonito en junio.

¿La competencia es sana con Cufré?

Totalmente. Cada uno quiere jugar, lógicamente. Todo lo que sea competencia me gusta y me parece desafiante. No te permite fallar y te exiges mucho más.

Luis García ha ido alternando con los dos en el once. ¿Les explica los motivos?

Para nada y no tiene que hacerlo. El míster pone cada partido al que cree que puede ayudar más al equipo por sus virtudes. Al principio es cierto que teníamos esas semanas de tres partidos y había que hacer rotaciones y jugábamos un partido uno, un partido otro… Llegamos a este mes de febrero con un calendario complicado y encadené seis partidos jugando. Al final al jugador eso le ayuda. Ganas confianza, estabilidad y me sentía muy cómodo. Ahora jugó mi compañero contra el Oviedo y veremos. Tenemos tres partidos importantes que para mí son clave. Si conseguimos mantener esa distancia o aumentarla con nuestros rivales directos habremos dado un paso muy importante.

Cufré puede jugar en el centro del campo y como lateral. Usted jugó como central años atrás. ¿Se considera un futbolista polivalente?

Cuando me firmó la secretaría técnica me conocía de mi época en el Barcelona. Allí jugaba de central muchas veces. Tanto la dirección deportiva como el míster saben que, en el momento que me necesiten en otro puesto, puedo cumplir. Es una posición en la que también me siento cómodo. Mi puesto natural es de lateral, pero el otro tampoco me disgusta.

¿Se ha extinguido la figura del lateral ‘clásico’?

El fútbol ha evolucionado. El lateral antiguamente no subía y no pasaba del medio campo. En el fútbol más moderno parecían más extremos que laterales. Hoy en día, y creo que se está viendo en los equipos de la elite, que los laterales son mucho más completos y mucho más físicos. Primero tienen que defender y luego saber atacar. La figura del lateral no es esa que se decía ‘este no vale para esto, lo ponemos de lateral’. Ahora es una posición mucho más física. Tienes que cumplir las dos facetas del juego. Tienes que ser bueno defendiendo, porque primero eres defensa, y luego cuando tengas la oportunidad de ayudar al equipo ofensivamente, pues incorporarte y poner buenos centros. Ese sería el lateral idóneo.

"Si conseguimos mantener la distancia con los rivales directos habremos dado un pasó muy importante"

decoration

¿Cuál es su mejor virtud? Ha demostrado tener carácter.

Soy un jugador que me gusta dejarlo todo en el campo. Cuando me voy a casa tengo que irme satisfecho de haber dado el 100%. No me gusta juzgarme a mí mismo. Al principio en el Barcelona era mucho más ofensivo, pero con los años he ido mejorando la táctica defensiva. Me considero un lateral completo.

Faltan doce jornadas para que acabe la Liga. ¿Se empiezan a notar los nervios?

Estamos muy centrados en nuestro trabajo. Cualquier equipo se cambiaría por nosotros porque somos los que mejor lo tienen. Presión no tenemos ninguna, la tienen ellos que nos tienen que coger. Vamos primeros y sabemos que lo tenemos en nuestra mano. Si no lo conseguimos sería porque nos hemos equivocado. Estos doce partidos son muy difíciles porque vas a ir a jugar a campos que se están jugando la permanencia, engancharse al playoff… La segunda vuelta es mucho más complicada. Los equipos empiezan a tener ese miedo o esas ansias por poder escalar en la clasificación. Además se están jugando mucha pasta. Confiamos plenamente en nosotros y sabemos que estamos capacitados y podemos conseguir el objetivo perfectamente.

¿Hacen cábalas de cuántos puntos van a necesitar para estar en Primera?

Las cuentas de la lechera siempre salen mal. Es otro tópico, pero vamos partido a partido para conseguir el objetivo, que es ganar para intentar agrandar la diferencia que tenemos con nuestros competidores directos, que a día de hoy son Espanyol y Almería.

Viendo cómo ha ido el campeonato, ¿consideraría un fracaso no acabar en ascenso directo?

Creo que tenemos muy mal acostumbrada a la gente, en el buen sentido. Hay tres equipos con mayor presupuesto que nosotros. Estamos haciendo algo por encima de lo que se esperaba el club. Con el cuarto presupuesto vas primero, le sacas esa cantidad de puntos al Almería, al Leganés… Estamos haciendo una temporada magnífica y lo tenemos todo de cara. Si no se consigue no sería un fracaso, pero significaría que en el último tramo de la temporada hemos hecho algo mal, no voy a mentir.

El playoff es una opción peligrosa.

Tanto si subes directo como si ganas el playoff el objetivo es el mismo. Ahora bien, para mí jugarlo es como tirar una moneda al aire. Lo viví el año pasado en Girona. Teníamos mejor equipo que el Elche y al final perdimos con un gol en el último minuto. Tenemos que aprovechar que vamos primeros y hay que intentar mantener la distancia con el tercero, eso como poco.

Han provocado que parezca que cada encuentro que no acaba en victoria sea un fracaso.

Lo que caracteriza a este equipo es que el nivel de exigencia que nos ponemos todos es muy alto. Hemos puesto un listón tan alto que parece que no sumar los tres puntos siempre es un fracaso. Y para nada. El año pasado el Cádiz ascendió con 69 puntos. Nosotros llevamos 61 y faltan 36 todavía. Lo estamos bordando. Pero el nivel de exigencia lo hemos puesto tan alto que nos hemos malacostumbrado.

"Le tenemos ganas al Fuenlabrada. Nos ganaron en Son Moix y nos entilaron de la Copa del Rey"

decoration

Luis García contó que tras la victoria ante el Logroñés el equipo pareció no disfrutar de ello.

El míster siempre nos inculca que cada fin de semana conseguir una pequeña victoria es muy importante. Nos dice que esos pequeños momentos en el vestuario los tenemos que disfrutar porque cada partido se va a poner mucho más difícil. No lo tenemos que tomar como algo rutinario, sino que lo tenemos que valorar mucho más como alguna vez que ha pasado. Llegas al vestuario, has ganado y parece que lo teníamos que hacer sí o sí, que era nuestra obligación. Y él nos lo corrige.

¿Cómo es en las distancias cortas?

Es un tío muy sensato. Muy claro y muy cercano. Tener a un entrenador así, que te da cariño y está pendiente de ti es una parte muy importante. En eso tiene mucha experiencia y es muy bueno.

Al equipo le está costando mucho sacar los partidos adelante últimamente.

Es cierto que llevamos unos partidos que igual no estamos en nuestra mejor versión, pero también te digo, que si te fijas en la puntuación, estamos mejor que en la primera vuelta. Y la primera fue alucinante. No sé qué más podemos hacer.

¿Se trata de sensaciones?

Puede ser. A lo mejor es cierto que veníamos de un mes en el que estábamos muy bien y ahora no hemos estado tan finos. Son rachas. Hay que intentar alargar las buenas y acortar las menos buenas. Si vamos primeros es por algo.

Pasamos al VAR. Qué complicado es ser defensa ahora.

El VAR se supone que está para ayudar. A mí me gustaba más la picaresca que había antes y eso también es fútbol. Le quita emoción. Las normas no están muy claras. Para mí como lateral es una ‘putada’. Estás defendiendo, tapas un centro y te da en la mano. Es involuntaria y te pitan penalti. O lo de el pisotón de Antonio en Gijón, que ni le vio. Le tendrían que dar una vuelta más. Se tienen que dedicar a mejorarlo los que se encargan de ello.

Mañana toca el Fuenlabrada. ¿Hay ganas de revancha en el vestuario?

Imagínate cómo estamos. Nos ganaron aquí en Son Moix, en un partido raro con dos expulsiones. Y luego en Copa del Rey nos ventilaron. No hace falta que responda las ganas que les tenemos.

Tres partidos en seis días. Que la competición no pare por las convocatorias internacionales parece una batalla perdida.

Son cosas que no entiendo. Tendrían que mirarlo eso también. Si tú vendes que la Segunda División es una Liga muy competitiva y que hay mucho nivel, tienes que controlar todo esto. En este parón, si los llama su selección, es porque son diferenciales. No entiendo porqué Primera para y Segunda no. Altera la competición.

Galarreta ha sido una de las grandes revelaciones.

Para mí es de los mejores mediocentros de la categoría. Tenemos un centro del campo que es de lo mejor. Gala es un jugador top. Además es muy amigo mío y no tengo palabras malas hacia él. Es un medio muy completo que te puede dar mucho en ataque y en defensa y eso hoy en día es primordial. Como persona es mejor todavía. Nunca entrena mal y no pone nunca una mala cara.

¿Quién le ha sorprendido dentro de la plantilla?

Salva Sevilla. Tiene 37 años. La gente me pregunta y me dice: ‘Ostras, en tu equipo tienes a un tío de 37 años’ y yo les contesto: ‘Sí, pero es que no le has visto entrenar’. No se pierde un entreno. Es muy humilde. En los partidos le das un balón y no te pierde una, no le quema la pelota. Para nosotros es un privilegio tenerle en la plantilla. Los jugadores más jóvenes tenemos que intentar empaparnos de todo eso bueno que tiene.

¿Qué rival considera el mejor equipo al que se han enfrentado?

Todos los rivales tienen sus puntos fuertes y débiles. La clasificación está ahí y es la que lo marca todo. Los equipos, no más difíciles, sino más completos, son Espanyol y Almería.

¿Y uno que, a pesar de sus números, sea más complicado de lo que parece?

El Girona. Está en una situación que no se merece estar. Tienen jugadores para como ir mucho más arriba. Tiene a Stuani, que para mí es un jugador diferencial y no es de esta categoría, al igual que Raúl de Tomás.

Ha estado en muchos clubes a pesar de tener solo 26 años. ¿Qué opinión le merece el Mallorca?

Para mí siempre ha sido un club referente a nivel nacional. Me acuerdo de la final de Copa del Rey ante el Recre. Y la final de la Recopa. Nuestro objetivo, aunque sabemos que es muy difícil, es poner al Mallorca donde estaba hace unos años. Me encuentro muy a gusto en la ciudad, es espectacular para vivir. Es un club que está en crecimiento y creo que puede crecer bastante. Es el lugar perfecto para poder hacer carrera.

En corto

¿Estudia?

Estoy en cuarto curso de INEF y luego quiero hacer un máster de Gestión Deportiva.

¿Último libro que ha leído?

‘El líder que no tenía cargo’, de Robin S. Sharma.

¿Una serie?

Lupin.

¿Película favorita?

Gladiator. Muy típica, pero es muy motivadora.

¿Plato preferido?

Paella.

¿Bebida favorita?

Zumo de frutas recién exprimido.

¿Quién es el más bromista en el vestuario?

Hay muchos personajes en este vestuario y me quedaría corto.

Un hobby.

Estar con mis amigos.

¿Marcar un gol o evitar uno en la línea?

Evitarlo.

¿Duerme bien después de una derrota?

Me cuesta dormirme, ese día lo paso jodido.

Compartir el artículo

stats