Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca da por perdida la campaña de abonados de esta temporada

El club deberá devolver unos 300.000 euros a los 12.500 socios que pagaron un 25 por ciento del carnet

Reina se luce ante Koke en el partido contra el Atlético de Madrid de la pasada temporada, con las gradas llenas.

Reina se luce ante Koke en el partido contra el Atlético de Madrid de la pasada temporada, con las gradas llenas. Efe

A falta de catorce jornadas para que finalice la Liga, el Real Mallorca da por perdida la campaña de abonados que comenzó a comienzo de temporada. Con la pandemia del coronavirus todavía en nuestras vidas, y sin que sea segura la vuelta de los aficionados a los estadios después de la Semana Santa, la entidad bermellona deberá devolver entre 300.000 y 350.000 euros a los 12.500 abonados que pagaron el 25 por ciento de la temporada.

El club repetiría de esta manera la medida que ya adoptó la temporada pasada, cuando, con motivo del decreto del estado de alarma, se prohibió la entrada de aficionados a los estadios -que todavía está en vigor- y se devolvió la parte proporcional de lo que quedaba de temporada liguera. El Mallorca tuvo la mala suerte de que, con el parón, el partido que debía disputar en Palma era contra el Barcelona, con todo el billete vendido, que se tuvo que devolver. Las pérdidas solo por aquel encuentro fueron de 450.000 euros.

En el mejor de los casos, y si se cumplen los deseos de la presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), Irene Lozano, de que los estadios se podrían abrir tras la Semana Santa si la incidencia de coronavirus sigue a la baja, al Mallorca le quedarán cuatro partidos por disputar en el Visit Estadi. Contra el Lugo el 11 de abril, el Mirandés el 2 de mayo, el Alcorcón el 16 y el Zaragoza el 23, en la última cita en casa y que, si el equipo mantiene su nivel de excelencia, podría ser una gran fiesta del ascenso a Primera.

En cualquier caso, lo que se da por seguro es que la posible vuelta de los aficionados a los campos de fútbol no será total, sino parcial, con un aforo de entre el 30 y 50 por ciento, por lo que ninguno de los socios podrá acudir a la totalidad de los partidos que restarán. El sistema para satisfacer al mayor número de aficionados no está perfilado, aunque desde el club se asegura que se intentará ser lo más equitativo posible.

Puedan o no entrar en el estadio en lo que queda de temporada, los más de doce mil abonados que se dieron de alta el pasado verano -solo cuatro mil menos que la temporada anterior, con el equipo en Primera-, tendrán preferencia sobre el resto que se quieran dar de alta la próxima campaña y, como cada año, el club les reservará su asiento hasta que abra las inscripciones al no socio.

El pasado 1 de marzo se cumplió un año del último partido del Mallorca en Son Moix con público en las gradas, con derrota ante el Getafe (0-1). El equipo se merece el apoyo de su afición y qué mejor que su presencia en el tramo decisivo de la temporada.

Lo que podría jugar el Mallorca ante su público

Jornada 34 (11 de abril) Mallorca - Lugo

Jornada 37 (2 de mayo) Mallorca - Mirandés

Jornada 39 (16 de mayo) Mallorca - Alcorcón

Jornada 41 (23 de mayo) Mallorca - Zaragoza

Compartir el artículo

stats