Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro gol de Salva para la videoteca

El de Berja culminó una gran jugada tras dejar a dos rivales sentados en el césped con un recorte antes de batir a Makaridze

Salva se dispone a dar un pase, ayer ante el Almería en Son Moix.

Salva se dispone a dar un pase, ayer ante el Almería en Son Moix.

Parece que Salva Sevilla le ha cogido el gusto a marcar goles para enmarcar. Desde su llegada al club bermellón hace tres años, el centrocampista de Berja ha dejado tantos de todo tipo: de falta directa, de disparo lejano, de penalti... Ayer ante el Almería, cuando el equipo más lo necesitaba, se sacó de la chistera un recorte de quilates para ‘derribar’ a dos contrarios y, con calma, enviar al balón al fondo de la portería. 2-0 y partido casi sentenciado.

El gol del mediocentro andaluz fue la rúbrica a una jugada de las que gusta a los entrenadores y aficionados por partes iguales. Robo tras presión a la salida del contrario, y en cuatro toques, el balón dentro de la portería. Un tanto que le dio aire al equipo, atrincherado atrás ante la insistencia del Almería, que pagó una de sus virtudes, el querer salir con el balón jugado bajo cualquier circunstancia.

Corría el minuto 68 cuando Baba, que recordó a aquel pivote que maravilló en el último tramo en Segunda y primera parte del curso en Primera, se lanzó en segada adelantándose a Robertone. La pelota le cayó a Abdón, que tras un grito de aviso buscó un pase a la frontal del área. Ahí estaba Antonio Sánchez, que, viendo que detrás suyo llegaba Salva, dejó pasar el balón entre las piernas. Y luego entró en juego la magia del de Berja. Controló el balón y, amagando el tiro, recortó con la pierna izquierda, haciendo que Cuenca y Robertone acabaran en el suelo, y con la pierna derecha colocó el balón en el palo izquierdo de Makaridze, que solo pudo hacer la estatua.

Este tanto se une a otros que ha cosechado el andaluz este año y que tienen guardado su hueco en la videoteca bermellona. Ante el Girona, Salva Sevilla culminó una jugada de once toques en la que participó medio equipo y que decantó el duelo ante los catalanes. Y poco después, ante el Castellón en Son Moix, Salva finalizó una maravillosa acción que inició Galarreta, que buscó a Mboula y este, de tacón, se la cedió a Salva, que definió con clase ante el guardameta rival para abrir el marcador, en un choque que acabaría 3-1 para el Mallorca.

Compartir el artículo

stats