El mallorquinismo ha perdido a una de sus leyendas. Ángel Gómez Benito (Bilbao, 1935), popularmente conocido como ‘Bolao’, ha muerto en Palma a los 85 años. El que fuera defensa central es uno de los héroes de Vallejo, como así se les denomina a los que lograron en el campo del Levante el histórico primer ascenso a la elite del Mallorca en 1960. De hecho, el entrenador-jugador Juan Carlos Lorenzo decidió que para aquel ya mítico encuentro el vasco fuera el capitán por su amistad con el colegiado Martín Álvarez, tal y como explica Xesc Ramis en ‘Diccionario de jugadores del Real Club Deportivo Mallorca. ‘Bolao’ también logró otro ascenso a la máxima categoría, en la temporada 1964/1965, en las ocho temporadas en las que defendió los colores de la entidad.

Formado en edad juvenil en el Celta de Zaragoza, después militó seis cursos en el Real Zaragoza antes de ser cedido al Levante y Badajoz entre 1956 y 1958. ‘Bolao’ apostó tanto por recalar en la isla que tuvo que comprar su baja federativa con su propio dinero para vestirse de corto en el Lluís Sitjar junto a los también legendarios Joan Forteza, Julià Mir, Antonio Oviedo y compañía.

Fue un jugador muy querido por la afición por su extraordinario rendimiento sobre el césped y el carisma que tenía fuera del terreno. Disputó un total de 232 encuentros con el Mallorca, 97 de ellos en Primera División, y anotó tres goles. Colgó las botas en el verano de 1967 después de que el club decidiera no renovarle y se quedó a vivir en la isla tras casarse con una mallorquina. ‘Bolao’ siempre siguió ligado al mallorquinismo, siendo un referente en la Asociación de Veteranos, participando en numerosos actos durante décadas y acudiendo a los encuentros, tanto en el Lluís Sitjar como en Son Moix. Su fallecimiento ha teñido de luto al mallorquinismo, que ha expresado su dolor en las redes sociales con numerosos mensajes de cariño.