El teléfono del director deportivo Pablo Ortells necesitará una batería extra en su teléfono móvil para afrontar todo lo que viene hoy en el cierre del mercado de invierno. El Mallorca oficializó ayer la cesión de Álvaro Giménez, firmada el sábado antes del partido ante el Girona, hasta final de temporada, pero se espera que este lunes lleguen dos jugadores más. El extremo del Atlético de Madrid, Mollejo, que estaba cedido en el Getafe, y el portero eslovaco Dominik Greif, del Slovan de Bratislava, están cerca. No obstante, hasta las 23:59 horas de esta noche las opciones, tantas como las típicas locuras de última hora en jornada de fichajes, se multiplican.

Lo que es seguro es que Álvaro Giménez, como ya informó este diario el viernes en su página web, es el primer refuerzo. Llega cedido, sin opción de compra, para elevar el nivel del ataque que había perdido un efectivo con el préstamo de Álex Alegría al Zaragoza.

El punta de 29 años, quien ya militó en el conjunto bermellón durante dos temporadas, regresa a la isla, aunque con un rol muy diferente al que tenía entre 2011 y 2013, cuando militaba en el filial. Eso sí, fue Joaquín Caparrós el que le hizo debutar en el primer equipo en la elite. Disputó quince partidos con los mayores y anotó dos goles. El ilicitano, que se había quedado sin sitio en el Cádiz durante la presente campaña tras la contratación del serbio Ivan Saponjic, llevaba dos goles este curso con los amarillos, anotados ante el Elche y Barcelona -404 minutos en once encuentros-.

Dominik Greif saca de puerta en un partido con el Slovan. | WWW.SKSLOVAN.COM

Giménez cuenta con amplia experiencia en Segunda, donde ha desarrollado gran parte de su carrera como futbolista, pasando por equipos como el Elche, el Alcorcón o el Almería, para acabar recalando en el año 2019 en el Cádiz. También cuenta con medio año en la Segunda inglesa, a bordo del Birmingham City. Su mejor curso lo firmó en Almería, en la 2018/2019, donde fue pichichi al anotar la friolera de veinte goles. Está por ver el papel que le da Luis García Plaza, sobre todo tras el sensacional rendimiento de Abdón Prats, con el que curiosamente ya compartió ataque en el filial bermellón. Eso sí, Giménez puede actuar también en los dos extremos.

Más allá de esta operación cantada desde el viernes, el Mallorca quiere más. Mollejo, que no cuenta con minutos en el Getafe -solo suma 71-, está sobre la mesa para llegar como cedido y es de los que le gusta a Ortells. Pertenece al Atlético de Madrid y el pasado curso descendió a Segunda B con el Deportivo -anotó seis goles-, pero su perfil de extremo con mucha llegada es muy apreciado por el director deportivo. Eso sí, como es lógico por estas fechas, el club está recibiendo muchos ofrecimientos en todas las posiciones.

Mollejo saca de banda en un partido del Getafe. | LALIGA

Uno de ellos es el del portero internacional eslovaco Dominik Greif, del Slovan de Bratislava. Es un opción de mercado que apareció en los últimos días y que es del agrado de la entidad por su enorme proyección -tiene 23 años y mide 1,97-. Eso sí, su llegada no implicaría la salida de Miquel Parera, que a pesar de haber pedido el 7 de enero marcharse -tenía propuestas del Nàstic y Murcia de Segunda B- se tendrá que quedar porque estos clubes no han esperado a que el Mallorca le liberara.