Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del hombro de Reina al remate de Amath

Dos jugadas en los últimos ocho minutos definen el triunfo del Mallorca ante el Girona

Amath y Dani Rodríguez, que fabricaron el gol del triunfo, se felicitan.

Amath y Dani Rodríguez, que fabricaron el gol del triunfo, se felicitan. GUILLEM BOSCH

Los detalles, uno de los tópicos más extendidos en el fútbol y utilizados hasta el abuso por sus protagonistas a la hora de analizar partidos, sirven para explicar lo que sucedió para que el Mallorca tumbara el Girona. Porque más allá de las numerosas ocasiones de gol, sobre todo de los bermellones, hubo dos acciones que marcaron de forma decisiva el resultado final del encuentro. En el minuto 83 Manolo Reina despejó con el hombro, por extraño que parezca, un violento disparo de Sylla que se envenenó por el viento y por la punta de la bota de Valjent, que en su afán por cortar el tiro llegó a rozar la pelota. No obstante, el meta malagueño tiró de reflejos, y de lo que pudo, para evitar un tanto que habría decantado la balanza para los catalanes.

Y justo cuando parecía que el duelo estaba destinado a ser un empate de manual, apareció la magia de Dani Rodríguez y la pegada de Amath para marcar las diferencias. Porque el centrocampista gallego, que no había estado nada fino durante los anteriores noventa minutos, esperó al descuento para sacarse de la chistera una croqueta y un pase soberbio a la espalda de la zaga del Girona que el senegalés, el más listo de la clase, leyó a la perfección. Por eso se plantó ante Juan Carlos y, con mucho temple y talento, remató hasta el fondo de la portería. Una genialidad de dos de los futbolistas más importantes del Mallorca que resolvieron un partido que puede ser vital para alimentar las opciones de ascenso a Primera División. Los detalles que pueden valer el éxito final.

Compartir el artículo

stats