Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cartulina morada | Tic tac, tic tac, tic tac...; por Elena García

Pablo Ortells tiene solo una semana para cumplir con la única petición que Luis García le ha hecho en el mercado invernal: un delantero

Alfonso Díaz y Pablo Ortells, el día que se anunció la ampliación de capital.

Alfonso Díaz y Pablo Ortells, el día que se anunció la ampliación de capital.

Tic tac. El reloj no da tregua en las oficinas de Son Moix, donde el director deportivo Pablo Ortells trabaja a contrarreloj para cerrar el fichaje de un delantero para el Real Mallorca. «¡Hombre! Ahora que se ha ido Álex (Alegría), alguien tendrá que venir, digo yo», reconoció Luis García, con su desparpajo habitual, en la rueda de prensa previa al partido frente al Rayo Vallecano. Da igual que la pregunta hubiera versado sobre cómo juega el rival, el tiempo que hace estos días o los puntos que necesita el equipo para lograr el ascenso directo. El madrileño, que se mueve ante los micros con casi tanta soltura como lo hace en la zona técnica, no es la primera vez que avisa sobre las necesidades de su plantel. Todo lo que no sea traer lo que pide, será un claro y rotundo suspenso para la secretaría técnica, que en este mes de enero se encuentra ante su primer examen de altura de la temporada. 

Hay dinero en las arcas La ampliación de capital tiene que verse reflejada en la llegada de un punta 

La ampliación de capital que realizó la propiedad el pasado mes de noviembre ha aumentado el límite salarial del Mallorca y, como en su día bien reconoció el CEO de negocios Alfonso Díaz, «se ha guardado un pequeño remanente para utilizarlo si hace falta en el mercado invernal». Pues esa necesidad existe y la excusa del dinero no cabe en esta ventana de fichajes, en la que hay que centrar todo el trabajo en la búsqueda de ese futbolista. El domingo se cierra el mercado y el calendario no da tregua. El Mallorca difícilmente podrá encarar la segunda vuelta del campeonato en condiciones con un solo punta enrachado y otro que enlaza una desgracia tras otra.

Abdón Prats y Salva Sevilla Ambos futbolistas piden a gritos una más que merecida renovación

Abdón no para de sumar enteros partido tras partido. Por una parte en su cómputo particular de goles y, por otra, en los ceros que añade a su contrato de renovación con el club bermellón. La de este fin de semana fue una clase magistral del de Artà, que quizás, bien aconsejado por su suegro, como él mismo reconoció en una entrevista a este diario, no ha dejado de trabajar para lograr sus frutos. Si hasta el día 31, Ortells tiene trabajo para cerrar la contratación de un delantero, a partir del 1 de febrero, debe ponerse manos a la obra para renovar al punta mallorquín y al también imprescindible Salva Sevilla, quien gana en calidad con el paso de los años.

El nuevo Baleares El partido ante el Majadahonda da la razón a la directiva del club blanquiazul

Si el 2020 fue un año para el olvido para el Atlético Baleares, permítanme que confíe en este 2021. Ayer el equipo que dirige Jordi Roger regresó con un aura que hacía tiempo no se le intuía al conjunto blanquiazul. Quizás fue la vuelta de Canario, el buen hacer de Cordero o, simplemente, que el Rayo Majadahonda puso también mucho de su parte para que el equipo mallorquín sumara una victoria incontestable frente a uno de los gallitos de la categoría. La directiva del club balear ha confiado a pie juntillas en su técnico, a pesar de que los resultados no le acompañaban, y ha decidido cortar cabezas en el vestuario, algo poco habitual en los días que corren. Veremos si el tiempo les da la razón, por ahora lo ha hecho.

Compartir el artículo

stats