Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una revancha necesaria

El Mallorca se mide al Rayo Vallecano con ganas de resarcirse de su primera derrota en Liga

Isi Palazón celebra el gol que dio el triunfo al Rayo ante el Mallorca en la primera vuelta.

Isi Palazón celebra el gol que dio el triunfo al Rayo ante el Mallorca en la primera vuelta.

Tras dos semanas de parón, el Mallorca arranca mañana una exigente segunda vuelta que, a las primeras de cambio, le pone frente a frente con el primero de sus tres verdugos este curso: el Rayo Vallecano. Los de Luis García, segundos en la tabla –el Almería, tercero con 41 puntos, cuenta con un partido menos– suman 42 por 37 de los madrileños, que ven en el choque ante el cuadro mallorquinista una oportunidad para colarse en la fiesta por el ascenso directo que han monopolizado los bermellones junto al Espanyol y el conjunto andaluz.

En el Mallorca afrontan con muchas ganas el duelo. El Rayo les bajó a la tierra asaltando Son Moix en la jornada inaugural (0-1) y esperan poder devolverles la jugada para asestarles un duro golpe que les aleje de las posiciones altas de la clasificación y , de paso, reflote la moral de un grupo que solo ha sumado uno de sus últimos nueve puntos en Liga.

Más allá del refuerzo emocional que supondría el triunfo, los bermellones acuden a Vallecas, un fortín que solo ha visto hincar la rodilla a los suyos un partido este curso (0-1 ante el Almería), con una doble y complicada tarea por cumplir: abrir hueco con el cuarto puesto que ostentan ahora los de Andoni Iraola y buscar una victoria que les sirva para superar o, al menos igualar, el golaverage directo con el equipo madrileño.

El segundo cometido es el que cobra mayor importancia, puesto que en un hipotético empate a puntos llegados a la conclusión del campeonato, el primer criterio de desempate se centrará en la diferencia de goles a favor y en contra en los partidos jugados entre sí por los clubes implicados. En este caso, los de Luis García necesitarían vencer por dos tantos de diferencia para adelantar en este aspecto al conjunto franjirrojo. En caso de hacerlo solo por uno de diferencia, se acudiría al general, un apartado en el que Mallorca está, por el momento, por delante.

Sea como sea, el encuentro que arrancará mañana a partir de las 16 horas se presenta como un duelo capital ante uno de los equipos llamados a pelear a por las posiciones de playoff, pero que con el paso de las jornadas se ha posicionado como aspirante al ascenso directo.

Tras vencer el martes al Mirandés a domicilio (0-2) en un encuentro aplazado por Filomena, los de Iraola se han colocado cuartos, a solo dos partidos de distancia de la segunda plaza. A pesar de los problemas internos que acusa el club madrileño –retrasos en las mensualidades de los jugadores– el equipo llega al duelo enrachado (seis victorias seguidas entre Liga y Copa) y la misión del Mallorca será frenarlo para así poder seguir enganchado al tren de liderato que comanda el Espanyol, con 45 puntos y que esta jornada visita Montilivi para medirse al Girona.

Una victoria de los bermellones, especializado este año en cortar buenas rachas de sus rivales –el Logroñés cayó en Palma tras cinco victorias seguidas– les alejaría a ocho puntos en la tabla, una considerable distancia para afrontar con más tranquilidad un mes de competición desafiante para sus intereses de ascenso a Primera con Almería, Espanyol o Girona en el camino.

Compartir el artículo

stats