“No sé qué pinta el Mallorca en una rueda de prensa del Espanyol”. Con su habitual discurso afable, pero contundente, Luis García Plaza ha respondido a Vicente Moreno, técnico de los catalanes, que ayer deslizó que a los bermellones habían sido más beneficiados que ellos en los arbitrajes. “Los datos están allí”, llegó a decir el de Massanassa. El madrileño no se ha arrugado. “Si se refiere el tema de las expulsiones, en el partido contra ellos es que le dan un codazo a uno de los nuestros o el otro día la pelota le da en la mano al del Logroñés… Si Vicente Moreno considera que le han perjudicado, que proteste. Pero que no nos meta. Entiendo que hay presión por estar arriba, lo que no va a cambiar es el presupuesto que tenemos los equipos. Estoy orgulloso de mis jugadores y lo que tenemos es a base de trabajo y si alguien piensa lo contrario... El Mallorca está haciendo las cosas bien, igual que el Espanyol, que por eso lleva treinta puntos. Yo lo que le tiro al Espanyol son halagos, aunque él puede creer que deben estar más arriba. Nosotros estamos arriba por méritos propios, porque los chavales curran a tope y él ya sabrá lo que tiene que responder de los suyos”, ha resaltado.

El preparador del Mallorca ha elogiado al Almería, adversario de mañana y que le puede arrebatar la primera posición. “Es el rival más temible. Los números que lleva son increíbles. Lleva diez sin perder, pero es que ocho son victorias, es decir, veintiséis puntos de treinta posibles. Y eso que es un equipo que empezó mal, pero que se han rehecho después de tres derrotas”, ha comentado antes de ir más allá. “Es que les ves jugar y hay que felicitarles porque lo hacen muy bien. Juegan parecido a nosotros en la contrucción, juegan combinativo con una velocidad tremenda y un físico increíble. El delantero es un espectáculo y sus centrales son físicos y rápidos. Y si nos gana sería colíder, por lo que hay que respetarle mucho y felicitarles. Y después de los halagos vamos a ir con todas las de la ley a intentar ganarles porque es un partido muy bonito”, se ha explayado.

García Plaza, que ha anunciado que Marc Cardona y Trajkovski seguirán de baja y que repetirá la convocatoria de las tres últimas jornadas, tiene clara la receta para hacer daño a los andaluces. “Una de la claves es quien tenga el balón, tenemos que ir a quitárselo porque tienen balón parado, gol, velocidad… Lo que debemos hacer es tener el balón el mayor tiempo posible, que nos dure la pelota porque ahí les minimizamos. Su entrenador también ha dicho eso de nosotros, también nos ha estudiado”, ha señalado.

El bermellón, que ha anunciado que habrá algunos cambios en el once, ha dejado claro que no firma el empate en el estadio Juegos Mediterráneos. “Vamos a salir a ganar, siempre con ambición y más ambición. Los empates los valoras después, por ejemplo, el día del Mirandés también pudimos perder, mientras que el del Albacete te vas con mal sabor de boca. Sumar es importante, sobre todo a estas alturas. Ojalá tengamos treinta y cinco, pero si son 33 será un punto más”, ha reflexionado.

El entrenador de los rojillos ha aplaudido el sensacional nivel de Galarreta, que se está convirtiendo en indiscutible. “Es que se adapta muy bien a nuestro estilo de juego y su rendimiento es fenomenal. Y por overbooking pudo haberse ido en verano, pero después de hablar con Pablo Ortells vimos que se tenía que quedar”, ha confesado.

Preguntado por Luka Romero, uno de los jugadores de moda tras su golazo ante el Logroñés, García Plaza ha vuelto a mostrar prudencia. “Su reacción en el gol es la de un niño. Al día siguiente hablé con él y le dije que no pusiera nada en las redes sociales, que las dejara como están. Es un chaval que está muy amueblado, que derrocha naturalidad y está preparado para jugar. Es un fenómeno y hay que ir dándole píldoras poco a poco porque sigue siendo un crío. Quizá un día se ve de titular, pero la idea nuestra es ir haciéndole hueco y que el año que viene tenga más posibilidades. Hasta dentro de unos años no se verá a Luka completamente hecho”, ha finalizado.