Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fútbol: Segunda división

Líderes por derecho

El pinchazo del Espanyol ante el Leganés deja al Mallorca al frente de la clasificación en solitario con 29 puntos tras haberse consumido el primer tercio del campeonato

Los jugadores celebran el gol de Dani Rodríguez ante el Cartagena.

Los jugadores celebran el gol de Dani Rodríguez ante el Cartagena.

El primer tercio de la temporada ha tocado a su fin. En una campaña que continúa siendo extraña con estadios vacíos y partidos aplazados por la covid, el Mallorca lidera por derecho propio la tabla de Segunda División tras la disputa de catorce jornadas. Ocho victorias, cinco empates y solo una derrota avalan el trabajo de la plantilla que dirige Luis García Plaza, que ha basado su fortaleza en el trabajo defensivo y en la calidad de sus hombres para confirmar a los bermellones como uno de los grandes candidatos al ascenso a Primera por la vía rápida. 

Si algo en claro se puede extraer de este equipo es su practicidad en el terreno de juego. Con un fútbol no muy vistoso excepto en contadas ocasiones, el enorme cerrojo echado a la portería (solo tres goles en contra, un récord en la historia de la Liga a estas alturas de competición) y a pesar de evidenciar una gran falta de puntería en determinados partidos, ha ido escalando posiciones hasta llegar al ascenso directo. A fin de cuenta, los resultados es lo único importante y, sin ser uno de los conjuntos más anotadores del campeonato, ha transformado sus dianas en oro puro. 

Pero no ha sido todo un camino de rosas. La primera victoria en liga no llegó hasta la jornada 3. Antes, el Rayo Vallecano se encargó de dar una amarga bienvenida al nuevo proyecto de ascenso en la que hasta el momento ha sido la única derrota en Liga –0-1 en Son Moix–. Tras ello, tocó un empate ante el otro ogro de la categoría, el Espanyol que dirige el exmallorquinista Vicente Moreno y que precisamente ha cedido esta jornada el puesto de honor en la tabla a los bermellones. 

Las prisas ya empezaban a asomar por el Visit Mallorca Estadi, con el equipo ocupando la decimoctava posición, algo anecdótico pero sintomático de las sensaciones que desprendían en el terreno de juego. Una victoria balsámica ante el Sabadell calmó los ánimos y empezó a confirmar que el juego del equipo iba a ir a más, intentando adaptar un estilo nuevo. 

Dos victorias más –ante el Tenerife 2-0 y frente al Lugo 0-1– hicieron que el equipo se asomara a los puestos de ascenso y confirmó dos supuestos: que el Mallorca tenía una sólida defensa y que fuera de casa se iba a vivir una temporada muy diferente a años atrás. Además, la victoria en el Anxo Carro sirvió para que el equipo se colocara por primera vez en puestos de playoff. 

Pero rápidamente perdió esa condición tras empatar consecutivamente ante Mirandés y Albacete con idéntico resultado: 0-0. Especialmente ante el conjunto manchego quedó en evidencia la falta de un goleador en el equipo, posiblemente el único pero de este equipo. Esa fue la última jornada hasta el momento en la que el equipo no ha estado en puestos de ascenso. Un triunfo por la vía rápida en Alcorcón (0-2) y una goleada ante el Málaga (3-1) colocaron a los de Luis García terceros, una posición que ocuparían tres semanas a pesar del empate ante el Zaragoza. 

La contundente victoria ante la Ponferradina (3-0) en la undécima jornada les aupó hasta la segunda posición, un lugar de privilegio en la tabla desde el que afrontar los dos duelos más exigentes que ha tenido hasta la fecha: Girona en Montilivi y Sporting en Son Moix. Ante el conjunto catalán diez minutos de inspiración y una jugada para el recuerdo bastaron para llevarse los tres puntos, pero la historia fue totalmente diferente ante el conjunto asturiano. Los bermellones fueron dominados durante todo el partido y solo la figura de Reina impidió la derrota, un resultado que permitió a los de Luis García mantener la segunda plaza. 

Ahora, tras ganar en Cartagena y aprovechando el pinchazo del Espanyol en Butarque, el Mallorca lidera en solitario la clasificación de Segunda. A falta de un mejor fútbol y la necesaria llegada de un '9' en el mercado de invierno, el paso de las jornadas ha ido colocando a los bermellones en lo alto de la tabla. 

Queda todavía un mundo por delante y el liderato no es más que una anécdota, pero el Mallorca cuenta con la ventaja de afrontar el difícil mes que queda por delante con el refuerzo moral de liderar la categoría.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats