Con el partido del domingo ante el Mallorca, el Sporting iniciará otra dura cuesta empinada esta temporada. Y llegan los de David Gallego en una situación delicada. Por lo pronto para Son Moix tiene tres bajas fijas: la del sancionado Carmona, la de Bogdan tras su positivo por covid con Ucrania y la de Nacho Méndez, con una rotura fibrilar en los isquiotibiales izquierdos.

Además, el técnico rojiblanco sigue con Cristian Salvador y Marc Valiente en el dique seco y sin estrenarse esta temporada. Y también con Pablo Pérez trabajando al margen. De esta forma, el Sporting afrontará sin seis efectivos el partido de Mallorca. Pero Gallego tendrá una buena noticia: volverá a tener disponible a Manu García. El centrocampista se ha incorporado a los entrenamientos tras los partidos que jugó con la selección sub-21 de España. Es un curso con problemas para el técnico, al tener solo 18 fichas profesionales, lo que le obliga a hacer malabares y no incurrir en alineación indebida.

Gallego tendrá que hilar fino en otro periodo en el que la previsión sería la de tener que volver a rotar para dosificar al equipo, pero en el que no va a tener muchos recursos a su alcance para llevar a cabo los cambios. Sin Bogdan, Guille Rosas no tendrá recambio. Gragera, Pedro Díaz y Javi Fuego serán los únicos que podrán alternar en el centro del campo, ante las ausencias de Cristian Salvador y Nacho Méndez. Y en el eje de la zaga solo Pelayo Suárez estaría para refrescar a Babin y Borja López. Y eso teniendo en cuenta la circunstancia de que el Sporting tendrá que tener siempre en el césped un mínimo de siete jugadores con ficha profesional.