Jordi Mboula no se conforma y advirtió ayer que su mejor versión aún está por llegar en el Mallorca. El extremo reconoció que llegó al equipo sin ritmo de competición, pero que ahora se encuentra más entonado sobre el campo. «Me siento mucho mejor. Han sido dos años duros en los que al final no me encontraba a tope físicamente. Estoy encantado de que el míster me dé confianza poco a poco, pero también digo que estoy lejos de mi máximo nivel y puedo aportar mucho más», destacó.

«Cuando llegué estaba tocado, me perdí dos partidos y venía sin ritmo de competición. Me hubiese gustado jugar más, como todos los jugadores. Estoy contento con los minutos que he tenido y con el papel que he ofrecido sobre el campo», añadió en rueda de prensa telemática.

El catalán ha sido uno de los jugadores que ha ido entrando con más frecuencia en las rotaciones de García Plaza, un sistema para gestionar la plantilla y que opina que sirve para tener centrados a todos los jugadores. «La profesionalidad de este equipo es muy grande. La Segunda División es muy larga y necesitamos a todos los jugadores metidos. Por parte del entrenador es una buena manera de gestionarlo y cuando te toca intentar ganarte tu sitio», apuntó.

Pese a ello, Mboula destacó que «juegue quién juegue» el equipo ha ido sacando los partidos adelante. «Como jugador nos gustaría jugar cada semana a todos. Hay muchos partidos seguidos. El equipo va bien y juegue quién juegue hay buenos resultados. No se puede decir nada más que acatar las órdenes del míster y que los que jueguen den la cara», remarcó.

Cuestionado acerca de la falta de gol en algunos encuentros, el atacante incidió en que lo más importante es la seguridad defensiva del equipo. «Prácticamente no encajamos y eso es una buena señal. Los goles son una cosa de rachas, estoy seguro de que acabarán llegando. El equipo genera muchas ocasiones. Ahora no están entrando todos los que querríamos, pero estoy seguro de que llegarán», aseguró.

Respecto al partido de este domingo ante la Ponferradina, Mboula espera poder hacer bueno el punto cosechado ante el Zaragoza. «Somos muy ambiciosos y salimos a ganar todos los partidos. Jugando en casa no podemos fallar. Merecimos mucho más contra el Zaragoza y contra la Ponferradina tenemos que rascar los tres puntos», concluyó.