"Hemos ganado, sí, pero ahora ya toca recuperarse y pensar en Zaragoza". Sin tregua, ni siquiera para disfrutar de la victoria. Ayer Luis García ya solo tenía en mente una cosa: el encuentro en La Romareda. El preparador del Real Mallorca no oculta su felicidad porque los planes funcionan. Las rotaciones dan el nivel y, jornada tras jornada, los futbolistas «están frescos y con chispa».

"Lo importante aquí es la victoria y que el equipo está convencido, pero aún así hay dos que tienen más puntos que nosotros en la tabla. Sporting y Espanyol están manteniendo el tipo, aunque de los catalanes ya me lo esperaba", analizó el madrileño.

Cuestionado por el trabajo del equipo a balón parado, Luis García se congratuló con el resultado: "El fútbol evoca tres conceptos muy sencillos, ataque, defensa y balón parado. Muchas veces todo empieza desde un balón que nace de la banda y tenemos que intentar aprovechar esas jugadas. No sé si los goles a balón parado son de pobre, de rico o de nivel medio pero, tanto con un equipo que luchaba por no descender, como con un equipo que lucha por el ascenso, siempre he trabajado este concepto. Hemos vuelto a marcar de esta forma y creo que los chavales están creyendo en eso".

El preparador rojillo alabó el trabajo de Dani Rodríguez, de quien dijo es un futbolista que «podría jugar cuatro partidos seguidos sin cansarse». «Cuando llegué hablé con él y le pregunté en qué posición le gustaba jugar. Me dijo que detrás del punta. Creo que puede correr cuatro partidos seguidos. Participa tanto!!! Para mí es un ejemplo de trabajo en el campo, es el jugador que más participa del equipo, ojalá siga así», reconoció.

Para acabar, Luis García bromeó con la posibilidad de que fuera Pablo Chavarría quien acabara con la racha de imbatibilidad de Manolo Reina bajo los tres palos: "Sabía yo que iba a marcar Pablo, ya lo dije en la previa. Tenemos tantos jugadores cedidos en Segunda que solo espero que esto no pase más. El fútbol es así de caprichoso".