Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Mallorca no tiene plan B

García Plaza apuesta por un sistema basado en extremos y que se vuelve muy ineficaz ante rivales encerrados en su área

El Mallorca no tiene plan B

Pocas victorias han dejado un regusto tan agridulce como la del domingo ante el Sabadell en Son Moix. Está claro que son tres puntos que vienen como agua de mayo para un Mallorca que todavía no había ganado en Liga y que debe estar arriba a final de curso, pero lo que se puede extraer ya es que el equipo carece de una plan alternativo a su sistema de juego.

Desde su llegada, el técnico García Plaza ha apostado por un modo de juego prácticamente opuesto a lo que estaba acostumbrado este grupo de jugadores. Presión alta y juego por bandas. En pretemporada todo funcionó, con mayores o menores desajustes propios de la preparación. El equipo tenía gol, tenía el control y parecía ir asimilando los nuevos conceptos.

Pero ya ante el Rayo el castillo se vino abajo y se vio a un equipo que está a medio camino entre olvidar los antiguos automatismos y adquirir los nuevos. Si en defensa apenas tiene problemas, más allá del fallo colectivo en el gol de Isi Palazón en el debut, en ataque se diluye y ante el conjunto catalán mostró una cara muy previsible ante un rival que ofreció un fútbol calcado al que se encontrarán la mayor parte del curso.

El entrenador pidió dos extremos y llegaron dos extremos. Pero no se puede solo depender de la habilidad de dos jugadores para desbordar en banda, tal y como se vio ante el conjunto arlequinado. Con un rival que salió plantado en su campo de juego a verlas venir, la retahíla de centros sin destinatario fueron la tónica habitual de un partido que se asemejó más a un duelo de tenis que a uno de fútbol. Oliván y Sastre, ante la falta de apoyos del centro del campo, no dejaron de enviar balones aéreos que en ninguna ocasión encontraron rematador.

El equipo está falto de ideas a la hora de desarbolar el sistema de los equipos defensivos

decoration

Las combinaciones interiores apenas existieron y la solución por banda no dio resultado, más allá de la inteligencia de Stoichkov y la clarividencia en el disparo de Dani Rodríguez en el gol. Y ahí radican dos de los principales problemas del equipo: la falta de control en el centro del campo y la ausencia de un delantero de referencia. Si en temporadas anteriores el juego del equipo partía asumiendo el dominio de la posesión desde dentro, ahora se ha convertido en una mera estación de tránsito entre la defensa y las bandas.

Contando con jugadores como Baba, Salva, Febas, Dani Rodríguez o Stoichkov –uno de los mejores centros del campo de la categoría sin lugar a dudas- cuesta entender porqué se minusvaloran sus prestaciones al apostar por el juego por bandas dejando de lado las jugadas por dentro, obligando a la defensa rival a no tener tan solo que replegarse y esperar a despejar el balón lateral, algo muy cómodo para la mayoría de equipos. Ante el Espanyol, que se abrió más, sí que se pudo ver al Mallorca controlando el tempo del encuentro, pero ante el Sabadell el equipo no supo qué hacer. La falta de velocidad en la circulación, esencial si se quiere apostar por este modelo de juego por bandas, impidió poder sorprender a un rival que por tan solo cinco minutos no se fue con un punto de Son Moix.

Y tampoco hay que obviar que el Mallorca, con Budimir en la grada, no cuenta con el arsenal necesario para ser un candidato firme al ascenso. Ni Abdón ni Alegría han conseguido realizar un remate a puerta en tres partidos. Pero el resto del equipo tampoco acompaña. A falta de que llegue otro refuerzo más arriba, García Plaza tiene mucho trabajo por delante para hacer funcionar a la plantilla.

SOLIDEZ

A pesar de que con el balón el equipo tiene problemas para crear juego, en la parcela defensiva está demostrando un gran nivel. Tan solo ha encajado un gol en tres partidos y apenas ha concedido ocasiones de peligro. La dupla Raíllo-Valjent ofrece una solvencia excelente en la categoría. Sastre está recuperando su mejor versión y Oliván es correcto hasta el momento. Cabe esperar que con la llegada del fichaje estrella Braian Cufré el equipo siga por la misma línea. Que Manolo Reina no sea noticia en el partido es el mejor síntoma de que el equipo cuenta con una línea defensiva de calidad.


Compartir el artículo

stats