Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

RCD Mallorca

Extremos puros para Luis García

Lago Junior, Jordi Mboula, Murilo de Souza y el comodín Dani Rodríguez son las armas que tiene el técnico del Mallorca para las bandas

Dani Rodríguez durante un encuentro ante el Leganés

Dani Rodríguez durante un encuentro ante el Leganés

Cuatro jugadores para dos puestos. Lago Junior, Mboula, Murilo y Dani Rodríguez pugnan desde hace una semana por convencer al técnico del Mallorca García Plaza por ser los elegidos para ocupar los extremos del ataque, una de las posiciones fundamentales en su idea de juego. Por primera vez, el madrileño ha contado en Son Bibiloni con todos los jugadores que pueden desempañarse en esa demarcación. 

Ya desde su llegada, García Plaza no se cansó de insistir en la necesidad de reforzar el equipo en las bandas. A pesar de contar con futbolistas como Salibur -ya fuera del club- y Trajkovski -que negocia su marcha- el técnico solo confiaba en esa zona con Lago Junior. Hace una semana el club presentó de una tacada al brasileño Murilo y al catalán Mboula, dos perfiles de futbolistas muy semblantes al costamarfileño y que amplían el abanico de opciones ofensivas del equipo.

Si alguien parte con ventaja en la pugna por encima del resto, al menos hasta que los recién llegados cojan el ritmo, es Lago. Titular en los dos encuentros de Liga, desde el inicio de la pretemporada ha sido uno de los más utilizados por García Plaza y ha contado con su plena confianza. 

Acostumbrado a jugar por el costado izquierdo, aprovechando su diagonal, este año se le ha visto por banda derecha, actuando como un extremo al uso e intentando aprovechar su velocidad y desborde, aunque como contrapartida pierde mucha más mordiente de cara a portería rival, uno de los principales problemas que adolece el equipo en este inicio liguero, con el casillero de goles a favor sin estrenar. 

Mboula está llamado, por trayectoria y calidad, a hacerse dueño de la otra banda. El pasado domingo ante el Espanyol, con poco más de 10 minutos sobre el terreno de juego, ya se pudieron ver algunos pequeños detalles de lo que puede ofrecer. 

Jugó en las dos bandas y en ambas mostró sus cualidades. En banda derecha se asoció sin problemas, pero fue en la izquierda donde más destacó gracias a su velocidad. Después de una gran jugada personal de Raíllo, tiró un desmarque en profundidad y se plantó ante Diego López en la ocasión más clara del partido. Tan solo el buen hacer del uruguayo Cabrera provocó que el desenlace del encuentro no se decantara del lado bermellón. 

Además, el propio García Plaza reconoció haber hablado con él varias veces antes de concretarse su fichaje, señal de la confianza que el técnico tiene en él para esta temporada. 

Murilo de Souza por el momento es una incógnita. El club todavía no ha podido inscribirlo en LaLiga, aunque se muestran seguros de poder conseguirlo antes del duelo ante el Sabadell. Al igual que Mboula y Lago, puede actuar en las dos bandas y destaca por su habilidad en conducción, regate y disparo a portería. Parte a priori con menos opciones de hacerse con un puesto en el once, pero supone un recambio de garantías. 

El caso de Dani Rodríguez es más especial. El gallego, titular indiscutible en el equipo y obligado por las circunstancias a tener que ocupar el extremo, no se siente cómodo en esa posición, encorsetado y desaparecido en la banda. García Plaza ya deslumbró que su plan sería colocarlo por detrás del delantero, un movimiento que conduciría a Aleix Febas o Salva Sevilla al banquillo. 

Chavarría, cerca del Málaga

El bermellón Pablo Chavarría podría salir rumbo al Málaga. Según informó ayer TyC Sports, el delantero argentino pondría rumbo al conjunto andaluz, que milita también en Segunda División.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats