Suscríbete 1,5 €/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Escenario preocupante

El entrenador lanzando dardos a las primeras de cambio, un vestuario que debe estar que trina por las regañinas en público, un director deportivo que debe estar preguntándose dónde se ha metido y jurando en hebreo por la venenosa herencia que ha recibido de su antecesor, y un equipo que mostró menos que nada en su estreno en Segunda. Un escenario ciertamente preocupante el que vive el Mallorca en una temporada que se puede hacer muy larga. Para más inri, el que posiblemente es el jugador más valioso de la plantilla, Ante Budimir, quiere irse al Valladolid de Primera. Todo normal si no fuera porque los de Pucela no llegan ni de lejos a la cláusula de rescisión del jugador. Luis García, crítico con sus jugadores pero poco autocrítico, tiene razón en una cosa: el Valladolid debería decirle al punta croata que se olvide de ellos porque no pagará lo que pide el Mallorca. Y menos en estos tiempos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats