05 de febrero de 2020
05.02.2020
Primera División

El Mallorca paga con su puesto en la tabla el no saber empatar

El equipo de Moreno es, después del Levante, el que logra menos igualadas, solo tres, un marcador que contribuye a agravar su situación por las catorce derrotas que acumula, el que más del campeonato

05.02.2020 | 01:21

Mejor un punto que ninguno, dicen los entrenadores después de los partidos que no han podido ganar. En el caso del Mallorca, el empate es un 'rara avis' que se ha producido únicamente en tres ocasiones esta temporada, un marcador que le está lastrando en la clasificación por el elevado número de derrotas, hasta catorce en 22 partidos, el que más del campeonato liguero.

A estas alturas de la temporada, todo lo que sea sumar, aunque sea de uno en uno, hay que mirarlo como un aspecto positivo. Pero el Mallorca no sabe empatar. Solo lo ha hecho ante el Athletic (0-0) y Osasuna (2-2) en Son Moix y frente al Celta (2-2) en Balaídos, en el único punto obtenido lejos de su estadio en toda la temporada.

Al sumar tan pocas victorias, cinco, su situación en la tabla se explica por sus escasos empates y excesivas derrotas. La importancia de los empates se hace evidente en equipos como el Athletic, Osasuna o Valladolid, los líderes en este apartado, con diez igualadas. Así, el equipo de Garitano, noveno en la tabla con 31 puntos, trece más que el Mallorca, ha sumado solo dos victorias más que los rojillos. Los siete empates de diferencia entre uno y otro explican, en gran medida, la diferencia en la clasificación entre rojillos y rojiblancos. Un caso parecido es el de Osasuna, undécimo con 28 puntos, diez más que el Mallorca gracias a su elevado número de empates, también diez. Y el Valladolid de Sergio González también se ha beneficiado de los diez empates que ha sumado. El verdugo del Mallorca el pasado sábado, decimocuarto en la tabla, suma tantas victorias como los de Moreno, cinco, pero su elevado número de igualadas provoca que solo sume siete derrotas, la mitad de las que acumula el Mallorca. De hecho, se puede decir que los siete puntos de diferencia entre pucelanos y mallorquinistas se deben precisamente a esos siete empates de más que suman los castellanos.

El Levante, que ante el Barcelona encajó el domingo su cuarta derrota consecutiva, es el que menos empata de la Liga, solo dos veces. Pero su cómoda clasificación, decimotercero con 26 puntos, se explica por sus ocho victorias, el que más de mitad de la tabla para abajo. Lo mismo ocurre con el Granada, que con tres empates, los mismos que el Mallorca, ocupa la décima plaza con 3o puntos gracias a sus nueve victorias, cuatro más que los rojillos, que se traducen en doce puntos, la distancia que les separa en la tabla.

Si un empate hay que valorarlo siempre, si se lograra el próximo domingo en la visita al Espanyol lo sería por partida doble. Primero porque mantendría la diferencia de tres puntos con el conjunto blanquiazul, y segundo porque el Mallorca tendría el golaverage particular a favor con los 'pericos', un dato muy a tener en cuenta por que la salvación puede depender de pequeños detalles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!