Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Primera División

Un Mallorca con siete vidas

El conjunto rojillo cierra el año fuera de las posiciones de descenso pese a haber sumado un solo punto de los últimos quince en juego

Lago pega una patada al poste tras errar una clara ocasión ante el Sevilla. Manu Mielniezuk

Parece mentira, pero el Mallorca ha finalizado 2019 fuera de las plazas de descenso, ocupadas por el Celta, Leganés y Espanyol. Y eso pese a haber sumado solo un punto de los últimos quince. El equipo de Vicente Moreno ocupa la decimoséptima posición con quince puntos, uno más que el conjunto gallego, dos más que el Leganés, en alza con la llegada del mexicano Javier Aguirre, y cinco más que el colista Espanyol, que ayer hizo oficial la destitución de Pablo Machín.

Aunque estar fuera de las plazas de descenso siempre es un alivio, lo cierto es que la situación del equipo es más que preocupante porque con esta tendencia la salvación se convierte en un objetivo prácticamente inalcanzable.

Un mes y medio hace que el Mallorca no conoce la victoria. La última vez fue el pasado 11 de noviembre cuando el equipo se impuso de manera solvente al Villarrealse impuso de manera solvente al Villarreal, con goles de Lago, Dani Rodríguez y LagoDani RodríguezKubo. Fue el preludio de un mes de diciembre nefasto, donde el equipo ha sumado un solo punto, el obtenido el pasado día 15 ante el Celta en Balaídos, en el que posiblemente ha sido el peor partido del equipo a domicilio. En otros escenarios, como por ejemplo Mestalla, el once rojillo hizo muchos más méritos de llevarse los tres puntos que ante el conjunto gallego.

Tras la victoria ante el Villarreal se perdió 2-1 ante el Levante, 1-2 en casa contra el Betis, 5-2 en el Camp Nou y, el pasado sábado, 0-2 contra el Sevilla de Lopetegui.

La situación se ha agravado porque el equipo ha dejado de ser temible en Son Moix. Sigue compitiendo todos los partidos, pero paga su falta de pegada ante la portería rival. Y así es muy difícil. En estos últimos cinco partidos el equipo ha encajado trece goles -cinco de ellos ante el Barcelona de Messi- y ha marcado seis, un balance descompensado y que explica por qué el Mallorca se ha estancado en la clasificación.

A falta de un partido para el final de la primera vuelta, el 5 de enero en Granada, con quince puntos, que pueden ser 16 en caso de empate en Los Cármenes o 18 en el supuesto de una victoria, el Mallorca se verá obligado a realizar una segunda vuelta mucho más regular que esta primera. En el caso de derrota ante los andaluces, el conjunto rojillo deberá sumar un mínimo de 25 puntos, con lo que alcanzaría 40. Podrían bastar para lograr la permanencia, pero ni mucho menos la garantizaría. Para ello, el equipo debe mostrarse mucho más regular en Son Moix, por donde pasa la salvación, y sacar entre seis y ocho puntos a domicilio para equilibrar de alguna manera los tropiezos que se produzcan cuando juegue como local.

La esperanza es que por Son Moix han de pasar algunos rivales de la zona baja, como el Leganés, Celta, Alavés y Valladolid. Esta frenada en seco del Mallorca se agrava porque los equipos que le preceden van sumando y empieza a a abrirse un hueco importante con el Eibar y Alavés, con 19 puntos, o el Valladolid, con 20.

Vacaciones

Tras el partido del sábado ante el Sevilla, la plantilla del Real Mallorca comenzó las vacaciones de Navidad, que se prolongarán hasta el próximo domingo 29 de diciembre, fecha en la que Vicente Moreno ha ordenado la vuelta al trabajo para preparar el primer partido del año y último de la primera vuelta contra el Granada en el Nuevo Los Cármenes. Moreno regresará al trabajo con la esperanza de que, durante el mes de enero, la secretaría técnica refuerce el equipo con un par o tres de fichajes.

CONTENIDO_RELACIONADO

  • Gil Manzano indigna al mallorquinismo
  • El VAR sentencia al Mallorca

FIN_CONTENIDO_RELACIONADO

Compartir el artículo

stats