02 de noviembre de 2019
02.11.2019

Moreno alza la voz

El entrenador del Mallorca muestra por primera vez en público su malestar por la escasa incidencia de los fichajes y reanima el debate sobre la calidad de los refuerzos - El club apuntalará la plantilla en el mercado de invierno y habrá salidas

02.11.2019 | 01:54
Tres momentos de Vicente Moreno durante el partido del pasado jueves en Son Moix ante Osasuna.

Lo que era un secreto a voces, quedó plasmado el pasado jueves, minutos después del empate del Mallorca ante Osasuna. Se sabía, o se intuía, que Vicente Moreno no estaba satisfecho con los fichajes realizados por el club el pasado verano. Se intuía porque solo uno de los doce refuerzos se puede considerar titular, Aleix Febas. Kubo, pese a que no se puede considerar titular, es utilizado regularmente por el entrenador, aunque a que no jugó ni un minuto ante los navarros, y Baba Rahman será el titular en el lateral izquierdo cuando se recupere de la rotura parcial del ligamento de la rodilla derecha que se produjo en el partido contra el Getafe, el pasado 22 de septiembre.

"Con los cambios, el equipo en lugar de ganar ha perdido", fueron las palabras de Moreno que retumbaron en la sala de prensa de Son Moix. Acusado por los periodistas de ofrecer ruedas de prensa planas, sin chicha, tras el partido ante Osasuna habló con mayor claridad que nunca. Incluso personalizó, cuando no lo hace nunca si no es para lanzar alabanzas. "La sustitución de Lago se lleva a cabo porque el jugador está cansado y queremos ver a Salibur, pero no nos ha ofrecido lo que esperábamos", fueron las duras palabras del valenciano dedicadas al francés. Preguntado por Lumor, que realizó otro partido discreto, se limitó a decir que "hay que exigirle más". No habló de Trajkovski, que estuvo invisible en los quince minutos que estuvo sobre el terreno de juego.

Moreno no está satisfecho con la plantilla que le ha confeccionado la dirección deportiva y el máximo responsable ejecutivo del club, Javier Recio y Maheta Molango, respectivamente. No puede estarlo porque juega en Primera con la gran mayoría de los jugadores que ascendieron la pasada temporada y la mitad del equipo que militaba en Segunda B. El de Massanasa juega con once, a lo sumo doce jugadores que mostraron claros síntomas de cansancio en el último cuarto de hora ante los navarros. El empate a dos de Rubén García en el minuto 76 supuso un golpe anímico letal, que influyó en el aspecto físico. El Mallorca desapareció del campo y dio por bueno un punto que estuvo a punto de volar. Los jugadores que entraron de refresco -Salibur, Trajkovski y Abdón no solo no mejoraron la imagen del equipo, sino que la empeoró. Fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de un Moreno que explotó en rueda de prensa.

Con el Valladolid a la vuelta de la esquina, a Moreno no le quedará más remedio que hacer rotaciones. Algunos titulares indiscutibles descansarán, pese al riesgo evidente de que los que les suplan no den el nivel mínimo exigido. Aridai puede ser una de las novedades, al menos en la convocatoria, ya recuperado de su lesión, y entrará por Salibur o Trajkovski, o incluso por los dos. Puede ser la hora del canario; de Sastre, que descansó ante Osasuna, y de Kubo, que se pasó todo el partido en el banquillo.

Lo que parece claro es que el club reforzará el equipo en el mercado de invierno. Con esta plantilla no es suficiente y a duras penas luchará por la salvación. El equipo volvió a demostrar el jueves que en Son Moix sabe competir, que pone las cosas muy difíciles a cualquiera. Pero tiene lagunas que hay que subsanar. Entre ellas, que cuando el calendario aprieta el físico falla porque siempre juegan los mismos. Moreno exige más fondo de armario, que cuando decida realizar un cambio tenga unas mínimas garantías de que el que entre mejorará al que sale. Es lo que pidió tras el empate ante Osasuna, en la primera vez que alza la voz públicamente para hacerse escuchar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!