05 de septiembre de 2019
05.09.2019
Primera División

El Mallorca es la ONU

El conjunto bermellón es, con doce jugadores de diez países diferentes, el octavo equipo de Primera que cuenta con mayor número de extranjeros

05.09.2019 | 02:45
El Mallorca es la ONU

Con el aterrizaje del Real Mallorca en Primera División, el equipo se ha internacionalizado. Doce de los veintisiete jugadores que comprenden la actual plantilla del conjunto bermellón son extranjeros. Cuatro africanos, cinco europeos, dos sudamericanos y un asiático han convertido al Mallorca en el octavo equipo de La Liga con más futbolistas foráneos, solo superado por el Real Madrid, con 18, el Barça y el Valencia, con 15, el Atlético de Madrid y el Sevilla, con 14, y el Getafe y el Leganés, con 13.

Pedía Dani Pendín, segundo de Vicente Moreno, durante el inicio de la pretemporada, que la secretaría técnica del club trabajara en la contratación de futbolistas con experiencia en la máxima categoría del fútbol español y, a poder ser, con conocimiento de la lengua castellana.

Nada más lejos de la realidad. De los catorce futbolistas que la dirección deportiva ha incorporado este verano, nueve de ellos son extranjeros y cinco no conocen la lengua.

A los ya presentes en el plantel rojillo durante el pasado curso (el costamarfileño Lago Junior, el ghanés Iddrisu Baba, el croata Ante Budimir y el eslovaco Martin Valjent), este año hay que añadir la incorporación de los laterales ghaneses Lumor y Baba Rahman, el central serbio Aleksandar Sedlar, el volante francés de origen congoleño Yannis Salibur, el extremo macedonio Trajkovski, el delantero italoargentino Pablo Chavarría, el punta colombiano Cucho Hernández y, sin duda, la incorporación más exótica, el mediapunta japonés Take Kubo.

El aumento de los futbolistas que proceden del extranjero supone automáticamente un descenso en los jugadores nacionales, una reducción que obedece a la política de fichajes que ha realizado el club durante el último mercado. El Mallorca llegó tarde a la puja y apostó claramente por buscar refuerzos fuera de las fronteras del país, donde los precios no estaban tan explotados.

Pese a la globalización que vive a día de hoy el mundo del fútbol, en ocasiones el 'shock cultural' pasa factura a los jugadores. El proceso de asimilación no resulta siempre igual de fácil para todos los futbolistas, que pueden tardar meses e incluso años en sentirse cómodos en su nuevo equipo. Bromeaba hace unos días Moreno con la posibilidad de expresar mediante gestos todo aquello que no es capaz de expresar con palabras. Trabajo tiene por delante: el fútbol es universal, entender lo que él pide, no tanto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!