04 de septiembre de 2019
04.09.2019
Los refuerzos

El shock de Primera

El Mallorca llega al primer parón de la Liga sin perder la identidad de equipo que sabe competir los partidos, pero con una alarmante falta de gol, solo uno en 270 minutos de juego

03.09.2019 | 23:28
El shock de Primera

El Real Mallorca afronta su primer parón en la competición, a causa de los compromisos internacionales, con un rendimiento en las tres primeras jornadas de Liga que arrojan un bagaje con más sombras que luces sobre el equipo de Vicente Moreno.

Tres encuentros que se saldan con una victoria, en la jornada inaugural frente al Eibar (2-1), y dos derrotas –frente a la Real Sociedad en Son Moix (0-1) y ante el Valencia en Mestalla (2-0)–. En todos ellos, el conjunto bermellón ha destacado en dos aspectos: que continúa siendo un bloque donde el compromiso no se negocia; y que hay una claro problema de cara a gol.

La filosofía de juego del equipo continúa siendo la misma que en las dos temporadas anteriores, primando el esfuerzo y el compromiso por encima de la individualidad. Los jugadores han demostrado que estando en Primera ese modo de jugar no ha variado ni un ápice, aunque en ocasiones con ello solo no basta para llevarse los tres puntos.

Otra de las vertientes en este inicio liguero es que, por el momento, lo que ha llegado al equipo no mejora lo anterior, visto los jugadores que han participado en Liga. Moreno ha repetido el mismo once en los tres partidos, confiando en una gran base de los jugadores que lograron el ascenso el curso pasado y con la inclusión de tan solo dos fichajes: Febas y Lumor. Estas dos semanas deberán servir para acoplar al sistema a las últimas incorporaciones. Futbolistas como Take Kubo, Salibur o Baba Rahman están llamados a ser importantes en el equipo.

Tanto Vicente Moreno como los jugadores han coincidido que los partidos se están decidiendo por detalles en ambas áreas, y por ahora el Mallorca no ha salido beneficiado de ello. Ante el Eibar se venció por un gol en propia puerta del conjunto armero. En el encuentro ante la Real, hubo un palo de Lumor, minutos antes de que Odegaard lograra el gol para los txuri-urdin. Y ante el Valencia, dos penaltis evitables tiraron por la borda el trabajo del conjunto bermellón. En este tipo de situaciones es donde reside la diferencia entre Primera División y el resto de categorías, y es allí donde el Mallorca debe incidir, una vez pasado el periodo de aclimatación al campeonato liguero.

Poco acierto de cara a gol


En los tres encuentros de Liga, la forma de entrar al terreno de juego ha sido la misma: el equipo volcado en campo contrario, siendo agresivo en todas las líneas e intentando lograr un gol en los primeros minutos del encuentro. Ante el Eibar se logró a los cuatro minutos, pero ante la Real y el Valencia se dispuso de ocasiones claras en los primeros minutos del encuentro y no se materializaron.

Si algo ha evidenciado el equipo es una alarmante falta de gol. Tan solo uno en tres partidos (uno fue en propia puerta), es un pobre bagaje para un equipo que se marca la permanencia como único objetivo. El conjunto de Vicente Moreno llega con facilidad al área rival, creando ocasiones muy claras –por ejemplo, la triple ocasión frente al Valencia– pero no consigue materializarlas. Budimir, delantero titular para Moreno, no está fino de cara a gol y debe mejorar sus registros. El resto de jugadores que deben aportar en el aspecto ofensivo tampoco se han mostrado acertados en el área rival. Por otro lado, Lago Junior ha mostrado una imagen gris comparada con el nivel que ha demostrado las dos últimas temporadas. Quedan dos semanas con mucho trabajo por delante para Vicente Moreno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!