01 de septiembre de 2019
01.09.2019
La crónica
Valencia20Mallorca

El Mallorca cae con la cabeza alta

Dos penaltis prescindibles de Raíllo y Lago condenan al Mallorca en Valencia en un partido en el que estrelló dos balones en el poste en una fabulosa primera parte que le dejó sin premio

01.09.2019 | 18:59

Esta película ya se ha visto demasiadas veces en el fútbol, pero sigue dando igual de rabia cada vez que se produce. El Mallorca regresó de vacío a la isla a pesar de haber dado la cara en Mestalla. De nada sirvió ser mejor que el poderoso Valencia en la primera parte porque dos penaltis, marcados por Parejo y que se podrían haber ahorrado Raíllo y Lago, le dejaron sin premio. Con el 2-0 en el marcador en el minuto cincuenta y seis el encuentro quedó sentenciado. Y eso que los de Vicente Moreno se hubieran podido poner por delante, pero Budimir y Lago estrellaron sus remates en el poste cuando el electrónico reflejaba el empate a cero. Eso hubiera cambiado el escenario del duelo, seguro, aunque suene a poco consuelo. Hoy, justo cuando se cierra el mercado, hay que fichar, no queda otra, sobre todo un recambio para un Lumor que va a menos en el lateral izquierdo. Y quizá algún futbolista que eleve el nivel de la delantera. Eso sí, sería una temeridad alarmarse, por mucho que el equipo solo haya ganado uno de los tres partidos que se llevan de Liga.

El Mallorca va a sufrir para firmar la salvación, eso es evidente, pero es lo normal en un equipo que acaba de regresar a la Primera División. No obstante, este grupo compite y mantiene las señas de identidad que le han llevado hasta aquí, aunque en la elite habrá que dar mucho más.

     Es muy difícil de entender que los bermellones se fueran al descanso por debajo en el marcador. La única explicación reside en el propio fútbol, quizá por ello despierta tantas pasiones, aunque mejor que eso no se lo digan a ningún mallorquinista. Porque su equipo fue superior, estuvo ordenado, atacó con descaro y estrelló dos balones en el poste, pero el resultado fue de 1-0.

     Una sensacional acción de juego combinativo iniciada por Febas estuvo a punto de adelantar a los visitantes a los siete minutos. El de Lleida cedió a Salva Sevilla y este a Sastre, que disparó con el alma, y el rechace de Cillessen cayó en las botas de Budimir, que remató al larguero. Y Dani Rodríguez, en el segundo rechace, se encontró el cuerpo de Coquelin en su tiro cuando tenía toda la meta para él.

     El Mallorca se sentía cómodo, una buena noticia en un escenario de tanto lustre. Un buen centro de Sastre, uno de los mejores ayer, al que no llegó Lago por poco, fue otro aviso. El Valencia, lejos de su mejor versión, solo dio señales de vida en jugadas esporádicas, como un buen disparo de Gameiro que se fue un poco desviado y otro de Parejo desde la frontal, que no encontró portería.

     Los isleños, con mucha intensidad en el centro del campo, con unos maravillosos Baba y Dani Rodríguez, demostraron personalidad. Y Lago trató de reividicarse con un gran tiro raso que fue directo hacia el palo izquierdo del cancerbero holandés. Baba también quiso probar fortuna, pero su chut no encontró la buena dirección.

     Hasta que el Valencia sacó petróleo casi sin buscarlo. Raíllo llegó tarde al balón en una acción que no presentaba tanto peligro y derribó a Coquelin dentro del área. Parejo no perdonó desde el punto de penalti y dejó con un sabor amargo al Mallorca, que bajo ningún concepto merecía irse al vestuario con la cabeza baja.

El Valencia salió dispuesto a finiquitar el duelo en la reanudación. Un gran disparo de Ferran fue despejado por Manolo Reina a córner. Y después Rodrigo no llegó por poco a un gran pase en el corazón del área con la zaga rojilla batida.

El Mallorca espabiló y Febas, tras un ataque de Lago, chutó, pero la pelota rebotó en un adversario. Hasta que Lago, como antes Raíllo, cometió por manos un penalti absolutamente innecesario. Y Parejo no falló para poner el 2-0 en el minuto 56. Ver para creer, pero el duelo ya quedó sentenciado.

Moreno dio entrada a Trajkovski y Salibur, pero el ánimo ya no estaba para obrar una gesta. De hecho, Reina evitó el tercero con el remate a bocajarro de Maxi Gómez. Kubo se estrenó con  la camiseta del Mallorca,  pero ya no había fuerzas para más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!