10 de julio de 2019
10.07.2019
Cuentas

Hacienda se quedará con el grueso de los ingresos televisivos del Mallorca

El ascenso a Primera obliga al club a devolver al fisco las cantidades que ha dejado de pagar desde el descenso a Segunda en junio de 2013, según estipula el convenio del Concurso - La deuda con la Agencia Tributaria asciende a 17 millones

09.07.2019 | 22:33

La Agencia Tributaria será la gran beneficiada del ascenso del Real Mallorca a Primera División. El hecho de haber subido a la máxima categoría obligará a la entidad mallorquinista a abonar una buena parte de sus ingresos por televisión como nuevo integrante de Primera División, unos 45 millones de euros, al pago a Hacienda. La deuda que mantiene el club con el fisco asciende a unos 17 millones de euros.

Según una de las cláusulas del convenio del Concurso de Acreedores, firmado en junio de 2012, establecía que, en caso de descenso a Segunda División -no se mencionaba la posibilidad de bajar a Segunda B-, los pagos del Mallorca a Hacienda se reducirían a la mitad por un periodo máximo de cinco años, "a contar desde el inicio de la competición en la nueva categoría hasta el ascenso a Primera", se estipulaba.

Así, mientras el Mallorca ha militado en Primera, cada 5 de septiembre, según estipula el convenio, ha pagado un millón de euros. Desde la pérdida de la máxima categoría, el 1 de junio de 2013, el Mallorca contaba con el beneplácito del fisco para abonar medio millón de euros cada año, hasta que recuperara la máxima categoría, lo que se produjo el pasado 23 de junio con la victoria en Son Moix ante el Deportivo de la Coruña de Martí. Así, han sido seis años en los que el Mallorca ha visto cómo ha dejado de pagar unos tres millones de euros que ahora deberá desembolsar, más el millón que le corresponde el próximo 5 de septiembre.

El Mallorca seguirá pagando a plazos su deuda de 17 millones de euros, cuya fecha final estaba estipulada en principio para 2021, pero que presumiblemente se ampliará.

El ascenso a la denominada Liga de las Estrellas supone todo un alivio para la entidad mallorquinista, no solo deportivo, sino económico, que le debe permitir con un relativo desahogo -siempre que se mantenga la categoría- hacer frente a los pagos con Hacienda, que desde el primer día del Concurso ha sido el principal, y ahora único, acreedor.

Con la llegada de Robert Sarver en enero de 2016, el Mallorca ha liquidado el último pago de seis millones a los acreedores del Concurso. Fue el 7 de noviembre de 2017 cuando en la Junta de Accionistas se aprobó una ampliación de capital de diez millones de euros. En total, el magnate norteamericano ha inyectado al club 33 millones de euros desde su aterrizaje en la isla.

Desde hace ya muchos años, el Mallorca ha pactado pagos aplazados con la Administración de acuerdo a una fórmula escalonada, que ha permitido al club afrontar sus compromisos con los acreedores. La deuda con Hacienda va desde pagos atrasados de Impuesto sobre Sociedades, a IVA y retenciones a Cuenta de Capital Mobiliario, entre otros.

El nuevo reparto de televisión, un alivio para el club


Siempre es un mal día para descender a Segunda, pero cuando lo hizo el Mallorca en junio de 2013 pareció el peor de los posibles. Porque a partir de la siguiente temporada, los clubes de Primera se beneficiaron del nuevo reparto de los ingresos televisivos, que se incrementaron de forma considerable para los clubes más modestos. Seis años después, la entidad mallorquinista se beneficiará del maná de la televisión y pasará de cobrar unos cinco millones de euros en Segunda a 45 en Primera, que se pueden incrementar por diferentes conceptos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!