27 de junio de 2019
27.06.2019

Molango descarta una revolución

El consejero delegado del Mallorca prevé reforzar la plantilla con entre seis y ocho jugadores y apuesta por mantener el bloque del ascenso

27.06.2019 | 02:45
Molango, con gesto serio, antes del partido ante el Deportivo.

Lo que funciona, mejor no tocarlo. Esta parece ser la máxima del consejero delegado del Real Mallorca, Maheta Molango, que no es partidario de realizar una revolución en la plantilla para la próxima temporada, la del retorno del equipo a la máxima categoría del fútbol español. Molango cree que "entre seis y ocho refuerzos" serán suficientes para confeccionar una plantilla competitiva en la máxima categoría, aseguró ayer a este periódico. El resto de jugadores serán los que tienen contrato en vigor e interesa que continúen.

Para que Vicente Moreno disponga de una plantilla que no sea desmesurada en cuanto a número, el club deberá desprenderse de un buen puñado de jugadores. Moreno ha contado con 25 futbolistas a partir del mercado de invierno y tras las salidas de Castro, Merveil y Giner. Hay varios casos que se deberán abordar con inmediatez, como el de Valcarce, un fichaje de Moreno que ha sido posiblemente la mayor decepción de la temporada. En el club consideran que no será complicado desprenderse de este jugador ni de otros que no interesen "porque los jugadores de equipos recién ascendidos son fáciles de colocar", afirman desde Son Moix.

El caso de Carlos Castro es muy similar al de Valcarce. Cada vez con menos protagonismo, el delantero asturiano, que marcó el gol de la victoria en el Wanda Metropolitano ante el Rayo Majadahonda, fue cedido al Elche en el mercado de invierno y la idea es volver a cederlo o, si surge una oferta interesante, traspasarlo.

Se estudiarán los casos de Stoichkov y Buenacasa, el primero utilizado muy poco por Moreno pese a su indiscutible calidad, y el segundo azotado por las lesiones que han cortado su progresión. Estupiñán, que jugará en Osasuna, y Salva Ruiz, que retorna al Valencia, son las dos primeras bajas del equipo para la próxima temporada. Los dos, laterales izquierdos, por lo que una de las prioridades en el mercado de fichajes es la contratación de dos jugadores de garantías que cubran esa demarcación que ha quedado huérfana.

Otro de los puestos que se quiere cubrir es el de central. Atado Valjent para las tres próximas temporadas, la pareja que ha formado con Raíllo es de absoluta garantía. Pero es muy probable que Russo, que ha tenido una presencia testimonial, no continúe, y Xisco Campos pase a ser el cuarto central si llega algún refuerzo en esta demarcación.

Molango cree que hay una buena base para la próxima temporada, un equipo que con los refuerzos que llegarán será competitivo para disputar con garantías la temporada del retorno a Primera. El consejero delegado cree que el Mallorca será capaz de competir con los diez equipos que, en principio, tendrán como objetivo mantener la categoría

Molango y el director deportivo Javier Recio están centrados desde el martes en el capítulo de altas y bajas, con Moreno de vacaciones en Valencia con el teléfono permanentemente en funcionamiento. Todos los movimientos que se produzcan le serán consultados, pero la última palabra a la hora de dar el visto bueno a un refuerzo será del máximo ejecutivo del Mallorca.

El club va a ofrecer una mejora de contrato a Moreno, que irá unida a una oferta de ampliación, que puede ir de dos a tres temporadas. El Mallorca apuesta por la continuidad del técnico, el gran artífice del ascenso, aunque desde el club se es consciente del riesgo que supone que el valenciano no haya entrenado nunca en Primera División. En cualquier caso, la confianza en él y en su forma de trabajar es absoluta.

Aunque Moreno no ha confirmado su continuidad pese a tener un año más de contrato, el club da por hecho que se sentará en el banquillo del Mallorca la próxima temporada. El martes ya se le consultaron algunos nombres que figuran en la agenda de Recio y no parece que se vaya a producir ninguna sorpresa. Si llegara no sería de un club de Primera porque todos los banquillos de la máxima categoría están cubiertos. Y, en el caso de que llegara una oferta del extranjero, Moreno tiene el hándicap de que no domina la lengua de Shakespeare, un obstáculo considerable en un técnico tan dado a comunicarse con sus jugadores y su cuerpo técnico.

El hecho de que la Liga haya acabado tan tarde para el Mallorca, se prevé un verano largo a la hora de confeccionar la plantilla. La Liga empieza el fin de semana del 17-18 de agosto, por lo que es probable que los últimos refuerzos lleguen incluso con el campeonato comenzado. La maquinaria está en marcha.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!