02 de abril de 2019
02.04.2019
Diario de Mallorca
Segunda División

Tres partidos de sanción para Vicente Moreno

El técnico del Real Mallorca no dirigirá al equipo ante el Numancia, Rayo Majadahonda y Málaga tras la resolución del Comité
de Competición, que le castiga con la máxima pena por "reincidencia" tras ser expulsado el pasado domingo en Córdoba

02.04.2019 | 23:58

El Comité de Competición de la Real Federación Española de Fútbol no se anda con rodeos. Vicente Moreno ha sido castigado con tres partidos de sanción tras la expulsión del pasado domingo en el partido ante el Córdoba. El valenciano no podrá estar en el banquillo en el encuentro del domingo 14 de abril, a las 16 horas, ante el Numancia, tampoco en el del sábado 20 ante el Rayo Majadahonda en Son Moix, ni en el de la jornada 36, que se disputará en La Rosaleda ante el Málaga.

Para castigar al técnico valenciano se ha aplicado el artículo 120 del Código Disciplinario, en el cual se establece que protestar "al árbitro principal, a los asistentes o al cuarto árbitro, siempre que no constituya falta más grave, se sancionará con suspensión de dos a tres partidos o por tiempo de hasta un mes". Como bien recoge el acuerdo dictado por Competición tras reunirse este martes, Moreno es "sancionado con tres partidos de suspensión, concurriendo la circunstancia agravante de reincidendia".

Esa reincidencia a la que se refiere Competición data del pasado 8 de diciembre. El entrenador del Real Mallorca fue expulsado ante el Málaga por el mismo motivo que el pasado domingo vio el camino de los vestuarios en el Nuevo Arcángel. "Protestar de forma airada, a voz en grito y levantado sus brazos. Después de haber sido advertido en varias ocasiones", escribió el árbitro cántabro José Antonio López Toca en el acta del duelo frente al Córdoba.

Posteriormente, la memoria del encuentro fue modificada por un error en el momento de su redacción. Y es que López Toca apuntó que el preparador valenciano había sido amonestado, en lugar de expulsado.

El de Massanassa mostró su incomprensión en la rueda de prensa posterior al partido y apuntó que lo máximo que había hecho era dar indicaciones desde la zona técnica a alguno de sus jugadores: "Al final la sensación es que no dices nada, absolutamente nada, si he dicho algo ha sido a un jugador mío, y al final por la interpretación del cuarto árbitro te tienes que perder dos partidos. Me parece una barbaridad y desgraciadamente el fútbol español es esto". "Los entrenadores nos sentimos indefensos. Parece que tuviéramos que estar como muertos en el banquillo. Eso va con el carácter de cada persona", reconoció también todavía en caliente.

Su ayudante, Dani Pendín, será el que dirigirá a los bermellones desde el banquillo ya que el valenciano no podrá estar sobre el césped, ni tampoco acceder a los vestuarios para dar la charla técnica, ni antes del partido, ni en el descanso. Al no computarse el partido del Reus, que en principio debía disputarse en la jornada 33, el valenciano estará lejos de los terrenos de juego durante prácticamente un mes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!