19 de marzo de 2019
19.03.2019
Segunda División

El Mallorca se prohíbe hablar de ascenso

El equipo bermellón, con la permanencia sellada, mantiene el discurso de la prudencia y se niega a hablar de las opciones cada vez más reales de disputar el play-off - Desde el club se vende la salvación como un éxito y apelan al partido a partido

19.03.2019 | 02:45

Todavía con la euforia en el cuerpo por la victoria obtenida en el estadio de Gran Canaria ante un Las Palmas que todavía no había perdido un solo partido en su estadio, el cuerpo técnico y los jugadores del Real Mallorca fueron todos a una en cuanto se les ponía un micrófono delante. La consigna parece clara. Pese a que la permanencia es un hecho prácticamente de forma matemática -el equipo suma 48 puntos sin contar los tres que acumulará el próximo 6 de abril cuando le toque emparejarse con el Reus, retirado de la competición-, el mensaje que se quiere transmitir desde el club es el de la prudencia. La palabra play-off y ascenso están fuera del vocabulario de los técnicos y los jugadores.

Y es que los dirigentes mallorquinistas, con el consejero delegado Maheta Molango a la cabeza, han optado por la cautela. Desde el club existe un interés indisimulado en vender la salvación a falta de doce jornadas como un rotundo éxito. Se recuerda continuamente que el equipo es un recién ascendido de Segunda B y que el objetivo para esta temporada era la salvación para pensar en objetivos mayores a partir de la próxima temporada. Moreno volvió a recordarlo en la rueda de prensa posterior al partido ante la UD Las Palmas. Como el viernes cuando se le preguntó por dónde entrenaría la próxima temporada, el técnico valenciano se vio obligado a realizar varias piruetas para no pronunciar la palabra play off, y eso que los periodistas desplazados insistieron en la cuestión. "No voy a hacer las cuentas de la lechera", dijo Moreno, "eso os lo dejo a vosotros y a la afición. Yo solo pienso en ganar al Zaragoza y continuar en las posiciones de privilegio en la que estamos", comentó un Moreno que no puede disimular su incomodidad cada vez que le preguntan por la posibilidad de que el equipo ascienda esta misma temporada.

Los jugadores mantienen al pie de la letra el discurso prudente que llega desde las alturas. El único que se ha salido mínimamente del guion establecido es Raíllo, autor del gol de la victoria en Las Palmas. "Ahora se puede decir, tenemos licencia para soñar", dijo el central cordobés, un fijo para Moreno. El guardameta Reina, uno de los destacados ante el conjunto grancanario, no fue tan atrevido pero recordó que "durante toda la temporada" el equipo "se ha mantenido entre los diez mejores y siempre cerca de las plazas de privilegio".

En cualquier caso, una cosa es lo que se diga de puertas hacia fuera y otra muy distinta lo que se piensa en el vestuario. A falta de doce jornadas -once si descontamos el partido ya ganado ante el Reus-, la realidad es que el equipo peleará por meterse entre los seis mejores y ganarse la posibilidad de luchar por el ascenso. Unas veces por exceso de celo y otras por no levantar falsas expectativas, Moreno apuesta, como Simeone, por el partido a partido. Serán estos los que determinen a lo que pueda optar el equipo.

El grupo rojillo ha dado un salto de calidad con la llegada del croata Ante Budimir en el mercado de invierno. El delantero ya suma cuatro goles en ocho partidos, suficiente para ser ya el segundo máximo goleador del equipo junto a Aridai y Álex López. Era la pieza que le faltaba al equipo para competir de tú a tú con el amplio número de equipos que, como se preveía a principio de temporada, pelearían por meterse entre los seis mejores.

El equipo no vuelve a competir hasta el próximo lunes, cuando visita Son Moix un Zaragoza que, con 34 puntos, se encuentra en zona de nadie. Si el equipo es capaz de sumar lo que sería su tercera victoria consecutiva se haría muy difícil seguir manteniendo el discurso de la prudencia.

Granada, Albacete y Deportivo ya suman los tres puntos del Reus


La retirada del Reus en plena competición por motivos económicos ha convertido esta temporada la clasificación de Segunda en algo muy diferente a lo que estamos acostumbrados. En la clasificación que aparece tras la jornada 30, el Mallorca todavía está pendiente de sumar los tres puntos que le corresponden de su duelo con los catalanes del próximo 6 de abril, que no se disputará, algo que ya tienen el Granada, segundo, Albacete, tercero, y Deportivo, cuarto.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!