Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Análisis

Torpeza arbitral y miedo visitante

Torpeza arbitral y miedo visitante

Torpeza arbitral y miedo visitante

Si estás leyendo este artículo en esta mañana de sábado, entenderé que aún te dura, como a mí, el sentimiento de incredulidad del partido de ayer, un partido compuesto de dos, uno hasta el minuto 70 y otro a partir de ese minuto 70.

Vayamos por partes. En el primer partido, el que va hasta el minuto 70, el Mallorca fue superior al Tenerife en el control y en el marcador con 0-2 gracias a los goles de Estupiñán y Budimir. ¿Pero saben aquello de que no las tienes todas consigo porque en fútbol casi siempre pasa lo que pasa y más esta temporada con el Mallorca fuera de casa? Pues eso.

Con lo que no contaba yo era con la aquiescencia y colaboración de un árbitro que dio la nota en dos jugadas puntuales.

En la primera expulsó a Estupiñán con una segunda tarjeta amarilla por una acción invisible toda vez que el ecuatoriano del Mallorca no había hecho nada especial en una jugada limpia. Y en la segunda, ni tan siquiera amonestó a Suso, capitán del Tenerife, por una agresión intencionada sobre Lago Junior al pisarle con toda su mala uva estando el mallorquinista en el suelo.

El Mallorca, con uno menos, se atrincheró. Era una noche para dormir en play-off hasta que Ocón Arráiz se dejó llevar por la torpeza y el Mallorca por sus miedos.

Compartir el artículo

stats