03 de febrero de 2019
03.02.2019
Fútbol/Liga123
Mallorca20Alcorcón

El Mallorca resuelve por la vía rápida ante el Alcorcón

El equipo de Moreno derrota al Alcorcón con un gol en el primer minuto y el segundo al cuarto de hora en un partido que acabó con diez

03.02.2019 | 13:53

En una semana en la que menos se ha hablado de fútbol por el cierre del mercado de invierno -que si llega tal jugador, que si se va tal otro-, el Mallorca resolvió su partido con el Alcorcón en un minuto. Fuel el tiempo que necesitó el equipo de Moreno para batir la portería del Alcorcón, un equipo que fue de más a menos durante la temporada y que amenaza con quedarse a medias. Concretamente un minuto y 42 segundos necesitó Aridai para batir a Dani Jiménez al aprovechar un gran centro de Estupiñán, un futbolista que se va asentando en el once titular. Y con todo el merecimiento.

Un gol tan rápido cambia la estrategia de cualquier entrenador, del que va por detrás en el marcador, pero también del que va por delante. ¿Que hago ahora?, debió pensar Moreno. Acertó en su decisión. Con 89 minutos por delante no te puedes poner a defender una mínima ventaja, y menos ante un rival que está por delante en la clasificación. El Mallorca siguió jugando como si nada hubiera pasado.  A continuación se produjo una imagen esperpéntica, cuando menos curiosa. Aridai y Lago parecían pelearse por hacerse con el balón para lanzar una pena máxima que finalmente transformó Budimir. El croata, en su estreno en Son Moix, batió a Jiménez a lo Panenka, o a lo Sergio Ramos para adaptarnos a los tiempos que corren, con un disparo flojo a media altura. Imposible para el portero. A Aridai, que volvió a la titularidad después de varias jornadas en el banquillo, se le vio más excitado de lo normal, como si quisiera demostrar a su entrenador que se ha equivocado dejándole fuera del once titular. Y, además, tiene ahora la alargada sombra de Leo Suárez, el último refuerzo del mercado de invierno, que apunta a titular más pronto que tarde.

Lo cierto es que en el minuto 18 el partido parecía decidido. Tenía que hacerlo muy mal el Mallorca y muy bien el Alcorcón para que se diera un vuelco al marcador.

El Alcorcón empezó el segundo periodo con un susto monumental al estar a punto de acortar distancias Juan Muñoz en un saque de falta que se estrelló en el poste y Reina paró para evitar que aparecieran los nervios. Cristóbal Parralo, técnico del Alcorcón, con dos goles en contra, qumó todas sus naves tras el descanso y sacó un equipo más ofensivo que acorraló al Mallorca en su área. Pero allí estaban Xisco Campos, que jugó por enfermedad de Valjent en el último momento, y Raíllo, que jugaba ante su afición horas después de ver frustrada su salida al Nottingham Forest y de la que hizo público su enfado en las redes sociales.

Con media hora por delante, Moreno dio entrada a Leo Suárez en sustitución de un desapercibido Stoichkov, un fantasma sobre el terreno de juego. La regularidad es lo que le falta a este jugador sobrado de calidad, que pasa de marcar en Cadíz a desaparecer siete días después.

Atacaba el Alcorcón porque no le quedaba otra, pero la mejor noticia para el Mallorca es que no pasaba nada. O nada reseñable. Hasta que en el minuto 68 Budimir dejó a su equipo con diez por propinar un codazo a un contrario. Era la segunda amarilla. Tocaba remar con diez los útimos veinte minutos. Protagonista para lo bueno y para lo malo.

También disfrutaron de minutos los otros dos nuevos. Al minuto de entrar al terreno de juego por Aridai, Stojiljkovic desperdició un mano a mano con Jiménez tras un gran pase de Leo Suárez. Hubiera sido la puntilla para un Alcorcón que, pese a jugar con uno más, ya jugaba a la desesperada. Al final, victoria merecida de un Mallorca que sigue en la pelea, que se coloca a un punto del Alcorcón y al que gana el golaverage particular.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!