16 de noviembre de 2018
16.11.2018
Segunda División

La Romareda será un infierno para el Real Mallorca

El estadio maño registrará mañana un gran ambiente al superar ampliamente los veinte mil espectadores para el duelo de los bermellones ante el Zaragoza - Los zaragozanos se obligan a ganar tras romper en Tarragona una racha de ocho partidos sin vencer

16.11.2018 | 02:45
El jugador mallorquín del Zaragoza, Pep Biel celebra el gol que marcó en Tarragona junto a Javi Ros.

El Real Mallorca se va a encontrar un infierno mañana en La Romareda. El triunfo del Zaragoza del pasado lunes ante el Nàstic de Tarragona, el primero desde la llegada del técnico Lucas Alcaraz (1-3), ha animado a un equipo que considera clave, para confirmar su evolución, derrotar a los de Vicente Moreno. Todo apunta a que se registrará un gran ambiente para este encuentro ya que la entrada en el vestusto estadio, con capacidad para 33.608 espectadores, será muy alta, superando ampliamente los veinte mil aficionados en las gradas.

De hecho, el club ha alcanzado los veintisiete mil abonados en una temporada en la que el ascenso -que se escapó la pasada campaña en el play-off- era el único objetivo. Durante toda la semana el mensaje que se repite en la capital aragonesa es el de que es obligada la segunda victoria consecutiva para seguir escalando posiciones en la tabla.

Su mal inicio, que ya le costó el cargo al preparador Imanol Idiakez, había provocado la indignación y el desánimo en una hinchada que exige la recuperación inmediata. "Ahora tenemos que hacernos fuertes en casa. Sería importantísimo ganar el sábado -por mañana-. Nos hemos quitado un peso de encima. Hemos cogido aire", destacó su jugador Carlos Nieto ayer ante los periodistas en rueda de prensa.

En Zaragoza consideran que si tumban al Mallorca, que ocupa la séptima posición, con seis puntos más que los maños, habrán dado el paso hacia adelante que necesitan desde el desembarco de Alcaraz para mirar hacia arriba y cambiar la dinámica. Después de ocho jornadas sin ganar, la remontada en el Nou Estadio ha calmado los ánimos, un arma de doble filo que los bermellones pueden explotar.

Lo cierto es que, a pesar del incondicional apoyo de los seguidores zaragocistas, los números como local son muy malos, con solo una victoria, tres empates y dos derrotas, el segundo peor equipo de la Liga como anfitrión después del Extremadura. Es una buena oportunidad para el Mallorca para dar un golpe sobre la mesa y obtener una victoria de prestigio y dar todavía más valor a los tres puntos obtenidos ante el Córdoba en la pasada jornada. No será nada fácil ante un Zaragoza en el que milita el mallorquín Pep Biel, autor de uno de los goles en Tarragona, y el exrojillo Javi Ros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!