17 de julio de 2018
17.07.2018

Ferran Giner: "Todavía siento miedo de meter el pie en un balón dividido"

El centrocampista valenciano recuerda la lesión que le apartó del fútbol la pasada temporada

17.07.2018 | 13:42
Ferran Giner, hoy en rueda de prensa

El pasado 26 de noviembre Ferran Giner saltó al campo del Olot en sustitución de Pol Roigé y en la primera acción en la que tocó el balón se lesionó. Rotura casi completa del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. El fallo era claro, adiós a la temporada.

Desde entonces han transcurrido "siete largos meses", en los que el centrocampista valenciano no ha dejado de trabajar día tras días "para regresar lo antes y lo mejor posible". El extremo reconoce no estar todavía "al 100%", pero de sus palabras se desprende las ganas y la ilusión con la que afronta esta nueva temporada. "Desde que me lesioné, desde el mismo momento en el que estaba en la camilla, ya tenía ganas de volver a vestirme de corto. Este año no creo que haya nadie en el plantel con tantas ganas de empezar a competir como las que tengo yo".

Ferran Giner ha comparecido este mediodía en rueda de prensa, tras una semana de duros entrenamientos. El futbolista valenciano ha confesado el "sacrificio" que ha vivido durante los últimos meses, un sufrimiento que ha sido capaz de superar gracia al "apoyo de su familia" y de varios jugadores del plantel que también han pasado por lo mismo que él, "Álvaro Bustos y Faurlín han estado siempre dándome indicaciones, apoyándome, y eso, en el día a día, es súper importante".

Ahora solo le falta recuperar la confianza. Ese "miedo" que, confiesa, sigue patente en el día a día: "Eso es sin duda lo que más cuesta aceptar,de lo que más cuesta recuperarse. Cada vez que hay un balón dividido, me recuerda a aquella jugada donde me lesioné y te hace, sin querer, quitar un poco el pie. Creo que hasta que no me den la primera, me levanten tres metros y no me pase nada, no llegaré a quitármelo del todo".

Giner no se avergüenza cuando reconoce las lágrimas que derramó debido a su complicada lesión. "Ver a los compañeros en el campo, donde yo debía estar, eso era lo más doloroso", recuerda, aunque admite que desde fuera también disfrutó con el ascenso del equipo a Segunda, una categoría "que esta año va a ser más competitiva que nunca". "Sabemos que estando en este club tenemos la obligación de mirar hacia adelante. Somos conocedores de la presión que tenemos y no tenemos que quitárnosla de encima", admite.

Ferran se muere de ganas por volver a vestirse de corto y aunque sabe que la competencia dentro del campo será grande, no se amedranta: "Hay mucha gente en el equipo y estoy seguro que será un grupo competitivo. Hay que ganarse la posición y todos están demostrando que están por la labor de conseguirla. Ahí estoy también".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!