La tensión crece en el Real Mallorca a medida que pasan las jornadas y el descenso a Segunda División B está más cerca. Tras el empate frente al Nàstic de Tarragona decenas de aficionados se han reunido en el parking para protestar por la dinámica del equipo. Por ello, Brandon Thomas ha salido para hablar con los seguidores mallorquinistas que le han recibido con gritos de "hasta los huevos" y "nos vamos a Segunda B. Estamos en Segunda B".

"Si hay que bajar, que sea luchando. Si bajamos a Segunda B tú nos tienes que subir otra vez a Segunda. No te vayas a otro equipo", le han exigido a Brandon. Mientras el delantero bermellón hablaba con los aficionados se han escuchado gritos de "jugadores mercenarios". Por su parte, el de Santanyí ha reaccionado diciendo que siempre lo deja todo en el campo. "Puedo estar más o menos acertado, pero siempre le echo cojones".

Han increpado a todos los jugadores que abandonaban el recinto, pero el más abucheado ha sido el consejero delegado Maheta Molango. La policía ha identificado a tres hinchas tras lanzar una moneda al coche del capitán Héctor Yuste.