Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rincón de pensar

Un equipo desquiciado

Ni la presencia de un nuevo entrenador ha servido para hacer reaccionar a un Mallorca tocado mentalmente y que se encamina, salvo milagro futbolístico, al descenso a Segunda B

Un equipo desquiciado

Un equipo desquiciado

Evidentemente no se puede culpar a un recién llegado como Sergi Barjuan de la dramática situación que vive el Mallorca. Apenas tres días de entrenamiento dan para muy poco y menos si los que te asesoran no te dan una información fidedigna de lo que tienes delante. Y lo que se ha encontrado el de Les Franqueses del Vallés es un equipo desquiciado, no solo en lo técnico o lo táctico sino también en lo mental. Esta plantilla ha perdido toda capacidad de superar la adversidad. La autoestima y confianza que tienen en sus posibilidades es mínima. Más que un buen técnico lo que este grupo precisa es el trabajo de un psicólogo deportivo, de lo contrario lo que nos espera de aqui a final de temporada es ver a un equipo que se arrastra.

Malas sensaciones

Pese a todo, tampoco lo que vimos el sábado por Son Moix nos hace pensar que el nuevo inquilino del banquillo tiene las ideas claras, o al menos no las expresa así. En sus primeras comparecencias dijo que al Mallorca no le quedaba otra que ir a por los partidos, que los empates servían de poco. Se contradice este espíritu ambicioso al que estamos abocados, porque hay que sumar con urgencia de tres en tres, con alinear a un equipo con un solo punta y que este sea Brandon Thomas que no ve puerta desde el pleistoceno. El primer once de Sergi apostó por extremos que centran al área como Salomao, que llegó media docena de veces y la puso al área para que tuviera que rematar por alto el pequeñito de Cala d'Or, más solo que la una.

Cinco puntos y una jornada menos

La permanencia se antoja ya una quimera, porque ya solo quedan nueve jornadas y la distancia con el rival que marca la salvación sigue en los cinco puntos. Además, el Mallorca no ha de superar a un solo equipo sino que ha de hacerlo al menos con tres

Fútbol de segunda

El consuelo para el aficionado al fútbol de élite puede venir de la otra parte de Palma, concretamente de la Vía De Cintura. El Atlético Baleares encadena cuatro victorias desde la llegada de Josico y ya se encuentra a tiro de piedra del play off de ascenso a Segunda A. La trayectoria y las sensaciones son, en este caso, las de un equipo que está enrachado y es capaz de ganar a cualquiera. Es el sueño de todo balearico, ver al Atlético Baleares en Segunda A y al Mallorca en Segunda B, y de paso que el primer equipo envíe con su descenso al filial de Gálvez a Tercera.

La hora de la tierra

Para Nadal llega la mejor parte del año, el inicio de la temporada de tierra. El manacorí ha hecho bien en renunciar a la Davis para centrarse en la preparación de los torneos en los que tiene la vitola de favorito. Por poco que mantenga su nivel de forma los títulos llegarán. El colofón sería el décimo título en Roland Garros.

Incertidumbre en Deportes

La crisis vivida en la conselleria de Cultura, con cambio de titular, tiene como fleco la situación de interinidad en la que queda la dirección general de Deportes. Gonyalons no ha hecho nada excepcional, pero tampoco ningún desastre y un cambio a estas alturas podría ser más perjudicial que beneficioso.

Compartir el artículo

stats