07 de febrero de 2017
07.02.2017

Un calendario lleno de espinas

El Mallorca está obligado a hacerse fuerte en Son Moix, donde disputará diez de los dieciocho partidos que restan

07.02.2017 | 01:32
La visita del Rayo Vallecano el próximo domingo inaugura un calendario poco halagüeño para un Real Mallorca que necesita ganar nueve de los dieciocho partidos que restan para certificar la permanencia. Es decir, la mitad de los encuentros.

No existe a día de hoy ningún duelo asequible porque en una clasificación tan apretada todos los equipos de la categoría tienen algo por lo que competir: permanencia, 'play-0ff' o ascenso directo.

El Mallorca está obligado a hacerse fuerte en Son Moix, donde disputará diez de los dieciocho encuentros que quedan para finiquitar la temporada 2016/17. Por ahí pasa la permanencia, pero no va a ser nada fácil.

El Rayo es un rival directo por la salvación. Igual que el Nàstic, Córdoba y Almería, tres rivales que también visitarán Son Moix en los próximos meses.

El Mallorca también recibirá a varios equipos que en estos momentos apuntan al ascenso. Tenerife, Lugo, Levante y Getafe ocupan a día de hoy posiciones de ascenso directo o 'play-off'. Mientras que Elche y Numancia se han acomodado en la zona templada de la tabla a la espera de definir sus objetivos.

Sin embargo, el mayor peligro es la propia inconsistencia del bloque bermellón en Son Moix, donde solo ha sumado diecisiete puntos de los 33 que se han disputado. Una cifra exigua que ha conducido al equipo al borde del precipicio.

El camino también está lleno de obstáculos a domicilio, donde el Mallorca baja considerablemente su rendimiento –solo ocho puntos de 39 posibles–. Dentro de dos semanas toca visitar a un Girona en forma, pero dan casi más miedo los desplazamientos a campos de rivales directos por la permanencia como el UCAM, Huesca, Alcorcón o Mirandés, compromiso que se disputará en la penúltima jornada de Liga.

Esperan muchas piedras en el camino de un Mallorca con la autoestima por los suelos y negado ante la portería contraria. Los últimos resultados han hecho mella en el ánimo de unos futbolistas que no han encontrado premio a su mejoría.

El momento es crítico, aunque los bermellones cuentan con la baza de jugar más partidos como locales que como visitantes si la saben aprovechar.

La próxima visita del Rayo Vallecano marcará un punto de inflexión. Positivo si el Mallorca gana; dramático si los madrileños logran asaltar Son Moix.

Amistoso contra el Etoile Carouge

Un combinado de jugadores del primer equipo y del filial jugará mañana a las 16:00 en Son Bibiloni un amistoso contra el Etoile Carouge suizo que estos días hace un 'stage' en la Ciudad Deportiva.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Buscador de deportes

¡Síguenos en las redes!

 
Enlaces recomendados: Premios Cine