Suscríbete

Diario de Mallorca

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El jugador

Pichichi Brandon

Los seis goles que acumula el delantero le convierten en el máximo artillero del Mallorca y el tercero de Segunda, solo por detrás de Joselu y Roger

Brandon besa el escudo tras marcar en Tarragona. lof

Brandon Thomas es la figura del Mallorca, pero va camino de convertirse en la estrella de la Liga. Antes de que los clubes grandes pongan sus garras sobre la perla de Cala d'Or, el delantero debe seguir forjando su ambicioso camino con tardes como la del domingo en el Nou Estadi de Tarragona. Marcó dos goles, uno soberbio y el otro decisivo, para que los bermellones no perdieran ante el Nàstic.

Ya acumula seis en los primeros doce partidos de esta Liga 1/2/3, unos fabulosos guarismos que le aúpan a la tercera plaza en la clasificación de máximos realizadores de la competición. Solo Joselu -Lugo- y Roger -Levante-, con nueve, le superan. Eso sí, con una diferencia significativa. Estos dos arietes han rellenado su nómina con tantos desde el punto de penalti, con tres y dos, respectivamente. En cambio, en el caso del rojillo, todos han sido en acciones de juego combinativo ya que el técnico Fernando Vázquez no le tiene entre los elegidos para lanzar las penas máximas. Y ese es un dato a tener en cuenta a la hora de mirar las estadísticas. Ángel, del Zaragoza, también lleva seis, mientras que la lista de jugadores con cinco dianas ya es más larga.

El canterano puede presumir de haber marcado con las dos piernas y con la cabeza, un aspecto que evidencia su versatilidad. Además, no es un delantero de referencia, ni mucho menos, ya que siempre se siente más cómodo como segundo punta, aunque este curso haya actuado muchas veces como extremo, una posición en la que lucen menos sus virtudes.

Brandon salió al rescate del Mallorca a los veinticinco segundos de la reanudación del partido ante el Nàstic, con una acción personal cargada de decisión, velocidad, puntería y, sobre todo, talento. Mucho talento. Porque regateó en velocidad en dos ocasiones a Suzuka para después soltar un latigazo desde fuera del área que se coló irremediablemente al fondo de la portería. Y a cuatro minutos del final, y después de ser objeto de un clamoroso penalti, metió la cabeza con picardía, anticipándose a la defensa grana tras un buen centro de Moutinho, para evitar el desastre ante el colista.

Brandon, a pesar de que solo tiene 21 años, empieza a sentir el peso de la responsabilidad del Mallorca sobre sus hombros. No le incomoda esa situación, más bien lo contrario, es de los que quiere sentirse importante siempre, aunque eso le ha costado algún silbido cuando no ha estado bien, aunque suene extraño. "Tiene gol, mucho gol, es un chico muy joven, pero tiene lagunas que debe mejorar y en eso estamos", explicó el domingo Vázquez sobre el balear, que llegó a empezar en el banquillo algunos encuentros. Más allá de la opinión del entrenador, en el club tienen claro que deben cuidarle. Ha tenido que esperar su momento, pero lo está aprovechando a medida que va acumulando experiencia.

Sus seis goles representan el sesenta por ciento de los tantos del equipo, que lleva diez, que sigue acusando la falta de puntería del resto. Es la misma cifra que consiguió en toda la temporada pasada, algo que refleja su salto de calidad en cuanto a su rendimiento y protagonismo. Renovó el curso pasado, no sin alguna espina en el camino, hasta 2019. Ha dicho más de una vez que sueña con jugar en Primera con el Mallorca, aunque de momento se ha tenido que conformar con ser el autor de los dos goles que certificaron la permanencia en Valladolid el curso anterior. Esto solo acaba de empezar.

Compartir el artículo

stats