Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El equipo

Claassen dice basta

"Hay que cambiar el sistema de juego y tener más valentía", exige el presidente - Ferrer será destituido en caso de que el Mallorca no consiga la victoria el domingo contra el Albacete - La dirección deportiva valora reemplazarle por Pepe Gálvez

Albert Ferrer y Utz Claassen, charlando en Son Bibiloni. T. Shimada

­A Utz Claassen se le ha acabado la paciencia. Quiere ver un cambio radical en el Real Mallorca en la visita del Albacete del próximo domingo y recuperar la senda de las victorias. De lo contrario, significará muy probablemente el último encuentro de Albert Ferrer en el banquillo bermellón.

“Hay que cambiar el sistema de juego y hay que tener más valentía. Cuando hemos sido más valientes, hemos tenido mejores resultados. Necesitamos un cambio de filosofía ya”, analizó ayer el presidente de la entidad balear a DIARIO de MALLORCA.

Claassen rechazó aclarar si Chapi será destituido en caso de no ganar al Albacete, pero este diario supo de fuentes del club que una derrota o un empate sentenciarían al técnico. Incluso si el Mallorca ganara ofreciendo una mala imagen, la entidad se plantearía el despido del entrenador.

Asimismo, este rotativo pudo saber que la dirección deportiva ya piensa en un nombre para relevar a Ferrer: Pepe Gálvez. El mallorquín, miembro del cuerpo técnico del Chapi, tendría tres partidos para convencer a la directiva.

Claassen calificó de “muy rara” la situación del equipo. “Estamos bien como grupo, entrenamos súper bien y jugamos bastante bien, pero estamos en descenso”, valoró el propietario bermellón.

“Casi siempre somos superiores. A excepción del partido contra el Alcorcón, hemos sido casi siempre superiores, o al menos iguales que los rivales. Pero estamos en descenso. Es una situación casi absurda. No es suficiente estar bien, entrenar bien y jugar bien si estás en descenso. Y no es suficiente ser superior si estás en descenso”, continuó Claassen.

El presidente concluyó su análisis reparando en la diferencia entre la imagen ofrecida por el Mallorca y la clasificación. “Hay una discrepancia entre la situación cualitativa y cuantitativa. Según nuestra percepción cualitativa somos súper buenos, pero la clasificación cuantitativa dice que somos súper malos. Hemos tenido muy mala suerte en muchos partidos. Una vez es mala suerte y dos veces es muy mala suerte. Tres veces ya es un mal sistémico. Y si tienes diez veces mala suerte, hay que hacer cambios”, valoró el máximo accionista.

Claassen exculpó a los futbolistas. “No hay un problema de voluntad o actitud, eso está fuera de toda duda. Tampoco es problema de calidad”, subrayó el presidente, e insistió en que es necesario preparar desde esta semana un cambio en el dibujo para ver a un Mallorca más valiente.

El alemán esperaba un equipo diferente en Mendizorroza. Considera que los bermellones no jugaron mal del todo, pero esperaba un cambio más radical después de la conversación que la semana pasada tuvo en Son Bibiloni con el cuerpo técnico y los futbolistas.

Hasta ahora Ferrer ha esquivado las malos resultados sostenido por Miquel Àngel Nadal y por el propio Claassen. Pero el preparador catalán ha agotado su crédito. El presidente exige una victoria contra el Albacete, pero también quiere ver a un Mallorca volcado en ataque.

Tanto la directiva como la dirección deportiva tienen muy buena opinión de Pepe Gálvez. El exfutbolista del Mallorca y del Valencia, entre otros equipos, ya ejerció como segundo entrenador de Miquel Soler la pasada temporada. Y este curso se integró en el cuerpo técnico de Ferrer, en el que comparte responsabilidades con Alfonso Pérez y Sánchez Jara. Si Chapi fracasa, el recambio está en casa.

Compartir el artículo

stats