Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La libreta

La Fiesta va por barrios

¡Por fin! Punto final a más de 4.000 minutos de tedio que hubiéramos podido invertir en ver 30 películas excepcionales, leer 10 libros de 200 páginas, contemplar cinco temporadas completas de Juego de Tronos, asistir a 25 obras del mejor teatro, 28 conciertos o, según apreciación de Gregorio Manzano, consumir 42 paellas en el campo, antes de perder el tiempo y el buen humor a lo largo de un campeonato de Liga que el Mallorca cierra con tres puntos menos que la temporada pasada, si es que alguien creía que no se podía empeorar. Para celebrarlo, el director deportivo se iba una semana a París y el vicepresidente se hacía ´selfies´ alborozado en las gradas del Olimpic Stadium de Berlín el pasado sábado. ¡A las penas, ´puñalás´!

Soler tiene la mala costumbre de reservarse la verdad para cuando no le compromete: "Las reuniones de Claassen con los jugadores, me debilitaron como entrenador". Recuerden en qué columna de este periódico se le advirtió. Habría quedado como un señor presentando su dimisión en aquel mismo momento. Igual que debería hacer hoy Nadal si, tal y como afirma el Nano, Claassen está buscando entrenadores diferentes pese a que el de Manacor, con mando en la parcela deportiva, apuesta por la continuidad del gerundense. No valoraremos los últimos experimentos. No obstante conviene no olvidar que Cifre, Cedric, Gabri, Damià, Brandon y Sastre son futbolistas descendidos a Segunda B. Cierto es que alguno de los de Segunda A no mejora el plantel, pero esa es otra cuestión.

Luis Enrique se muestra coherente pese a los fastos del triplete. A diferencia de otros, sin señalar a nadie, se mantiene fiel a su discurso. Caerá bien o mal, sin embargo se viste por los pies. Ha defendido a Zubizarreta, que probablemente pagó en sus carnes las antipatías despertadas por el técnico discutido ayer y glorificado hoy. No se deja deslumbrar por los tres títulos conseguidos, ni da pábulo a sus enfrentamientos con Messi. Los resultados lo arreglan todo o casi. Iguala o mejora los obtenidos por Guardiola y nadie puede dudar de que su equipo ha ganado en todos los frentes con absoluto merecimiento.Ha sido superior al resto.

Casualidades de la vida. El mismo árbitro que dirigió el Las Palmas-Córdoba del play-off del año pasado en el que los canarios perdieron el ascenso en el último minuto de la prolongación, pitó ayer el Girona-Lugo que privó a los locales de subir directamente a la División de Honor por primera vez en sus ochenta y cinco años de historia al empatar el Lugo, que no se jugaba nada, en el minuto 90. Algo parecido sucedió en Sabadell donde Osasuna retuvo la categoría en el 91, sentenciando al Racing pese a su victoria en Albacete. El Sporting acompaña al Betis. Dos clásicos que militarán donde les corresponde. ¡Vamos Tebas, no te amilanes! Si acaso la fiscal Currie que eche una mano.

Quien a hierro mata, a hierro muere. Djokovic no pudo levantar el trofeo de los Mosqueteros, batido por Wawrinka en la final de Roland Garros. Su paliza ante Murray le pasó factura física, pero puede que, además, Nole no sea el número uno imbatible que fueron Federer y Nadal. Lástima que el mallorquín, que entrenaba en Stuttgart a la misma hora en que se disputaba la final a la que no llegó, se halle en el ecuador de esta temporada tan deprimente. Dice un amigo que la vida se compone de muy pocos momentos para reír y de muchos para llorar y dedicarse a recordar los primeros. Aunque pienso que es pronto para llegar a tamañas conclusiones, ya se ha abierto el debate sobre el futuro en las pistas del tenista de Manacor en todas las tertulias. La temporada de hierba no ayudará.

Compartir el artículo

stats